COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cuando una empresa crece, se va enfrentando a nuevos retos y desafíos, entre ellos, un ciberataque. Esto ha dado lugar a que la ciberseguridad sea un tema fundamental, en especial porque los ataques son cada vez más sofisticados, precisos y dañinos. Un software malicioso puede ocasionar retrasos operativos de vulnerabilidad de seguridad o una violación a los datos personales, como ha ocurrido con el ransomware, que tuvo un crecimiento de más del 60% el año pasado.

El 40% de los directivos y responsables de IT entrevistados en la “Encuesta Mundial sobre el Estado de la Seguridad de la Información 2018”, dice no tener una estrategia general de seguridad de la información. Además, el 48% no cuenta con un programa de capacitación en concientización sobre seguridad para sus empleados, y el 54% asegura que no tiene un proceso de respuesta a incidentes. Esto, sumado a que solo el 39% de los encuestados dice tener mucha confianza en su capacidad de manejo de ciberataques.

Esto significa que, así como los bancos necesitan seguridad física (personal de seguridad), la información alojada en la nube y en centros de datos, también requiere de protección por el valor que representa para cada organización o persona que la posee. Entre más valores y activos almacena una empresa de forma digital, mayores serán los requerimientos de seguridad de información y lo especializados que sean, tanto para sus clientes, como para la organización misma.

Las nuevas tecnologías como el IoT (Internet de las Cosas), también repercuten en las inversiones de seguridad, con una tendencia hacia un mayor consumo de soluciones como servicio, ya que según la IDC se calcula que para el 2020 se alcancen los 600 millones de cosas conectadas. Las empresas deben buscar un diferenciador en el mercado para brindar la certeza de que ningún dato se filtrará, esto, además, será un valor agregado que aumentará la lealtad del cliente.

“Con este panorama es decisivo que, al generar su estrategia y estructura operativa, los CIO se planteen qué pasaría si se perdiera toda la información y que impacto tendría en el negocio. De esta forma se puede decidir la forma en que se invertirá para la protección de la compañía y sus activos, antes de que ocurra un incidente en la seguridad lógica”, agrega Carlos Meléndez, Director Comercial de KIO Networks Panamá.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO