COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un 12%: eso es lo que se desploma Tesla (TSLA) en la apertura de Wall Street, el mismo 12% que caía en preapertura y ayer en la cotización ‘after market’. Y es que ayer, después del cierre de Wall Street, se conocía que la SEC ha demandado a Elon Musk, fundador y CEO de la compañía, al acusarle de fraude por comportarse de forma temeraria al anunciar en un tuit a primeros de agosto que planeaba retirar Tesla de la Bolsa. “La SEC afirma que el tuit era falso y engañoso, y que dañó a los inversores de la compañía”, destacan los analistas de Bankinter (BKT).

“La denuncia, presentada en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, afirma que Musk dijo ‘falsamente’ que tenía la posibilidad de retirar a Tesla de la Bolsa al haberse asegurado ‘una transacción millonaria’, a falta del voto de los accionistas de la empresa”, añaden en Renta Markets.

Sea como fue, los despropósitos de Musk no le están viniendo nada bien a Tesla. Sus apariciones en Twitter, negando que llorara durante una entrevista para el New York Times… Sus críticas en redes sociales también por enfrascarse con un usuario que acusó a Musk de haber llamado pedófilo a uno de los exploradores de la cueva de Tailandia en julio… Sus apariciones en una entrevista en la que aparecía fumando marihuana… Poco bien hace este “mal marketing” a Tesla.

Haris Anwar, analista de Investing.com, argumentaba recientemente que “Wall Street está muy dividido en cuanto a Tesla. De los 27 analistas de Thomson Reuters Ibes, 10 tienen calificaciones de espera, nueve recomiendan la compra y ocho recomiendan la venta”.

Además, Anwar decía que “hay un sentimiento bajista que sugiere que un segmento del mercado ya ha comenzado a valorar Tesla sin Musk al mando. Creemos que esta proyección seguirá lastrando las acciones de aquí en adelante a menos que haya un cambio fundamental en el comportamiento de Musk. No estamos convencidos de que eso vaya a pasar. Para los inversores serios, es mejor permanecer al margen y ver cómo se desarrolla el drama”.

Excentricidades de Musk aparte, la atención de los inversores vuelve a dirigirse hacia la crisis de liquidez de Tesla, probablemente provocada por el fracasado amago de privatización de Musk. Los rumores lanzados por Reuters hace un mes de que Tesla podría necesitar un préstamo de hasta 2.000 millones de dólares a finales de año para mantenerse a flote siguen en la mente de los inversores, según Investing México.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO