COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La situación creada por la crisis sanitaria del coronavirus es nueva para la generación actual, que no ha tenido que afrontar, afortunadamente, una situación similar con anterioridad. La rápida propagación de la enfermedad ha obligado a los gobiernos de todos los países afectados a imponer cuarentenas forzosas para frenar la expansión del virus y sus efectos sobre la salud de todas las personas.

Las implicaciones de esta decisión son extremas para la economía y, por extensión, para los mercados financieros. Las fuertes caídas de los últimos días en todas las bolsas reflejan el pánico ante lo que muchos llaman un “cisne negro”, un evento improbable que da la vuelta a todas las previsiones. Ante esta situación, muchos inversores ven cómo sus activos pierden valor de forma precipitada y necesitan del asesoramiento. Sin embargo, no pueden ir a las oficinas de su banco privado o su asesor financiero. ¿Cómo pueden reaccionar los profesionales ante esta situación?

La mayoría de los profesionales del sector financiero ya trabajan con soluciones digitales, pero esta situación obliga a profundizar en ellas. Desde las empresas, planteamos una pequeña estrategia de crisis para quienes tienen nuestras herramientas o herramientas similares:

1.      Utiliza las herramientas digitales para comunicarte con tus clientes.

Primero, haz un envío masivo a todos a través de e-mail o whatsapp con un mensaje corporativo tranquilizador. Indica cómo pueden comunicarse contigo y ofrece la oportunidad de contactar mediante teleconferencia o directamente desde nuestra solución de wealth management, donde además todo queda registrado.

2.      Recuerda que disponen de las herramientas digitales para ver sus carteras. Los interfaces desarrollados por TechRules son intuitivos y sencillos de manejar. Es importante que el cliente disponga en estas circunstancias de la información de su cartera siempre actualizada y que pueda pedir ajustes en la misma, aunque el gestor debe manejar el pánico para que las decisiones sean lo más racionales posibles. Ver datos fiables y claros da tranquilidad.

El uso de herramientas digitales favorece también una mayor agilidad en los trámites, ya que las plataformas permiten incorporar la firma digital. Además, la interfaz tiene acceso multidispositivo, por lo que puede hacerse un seguimiento de la cartera desde web y app para móvil o Tablet.

3.      Los profesionales deben gestionar el CRM de forma ágil para responder a los clientes de forma organizada y rápida. Una plataforma online permite una conexión desde cualquier punto. En estas circunstancias, los gestores se encontrarán teletrabajando. El multiacceso permite no perder competitividad y satisfacer las demandas de sus clientes de forma inmediata. Además, el acceso a las herramientas es igualmente inmediato, a través de las claves individuales y con interfaces de acceso seguro. De este modo, el gestor o asesor puede revisar las carteras, seguir la evolución de riesgos y rentabilidades o crear nuevos tipos de alertas para los clientes, así como modificar los posibles rebalanceos programados.

4.      La comunicación también tiene que sostenerse con informes periódicos ante los cambios que se producen: informes de cartera generados automáticamente, programación de envíos cada cierto tiempo con textos ajustados por defecto o indicaciones de movimientos y ajustes realizados. De este modo, el inversor sentirá siempre que tiene un aliado en la distancia que está velando por sus intereses, gracias a las herramientas digitales.

Las empresas tecnológicas ofrecen a sus clientes resolver digitalmente el ciclo completo de sus necesidades y las de sus clientes en lo referente a inversión y gestión online de carteras. Desde el seguimiento correcto de diversas alertas en su CRM, hasta la comunicación y envío de propuestas y documentación para su firma online, además de los canales de comunicación necesarios desde una misma solución. Finalmente el cliente puede ver y entender sus carteras y posiciones desde el dispositivo que desee.

Esta situación actual de crisis significará un punto de inflexión para todo el sector financiero. Los riesgos de un cisne negro como el actual, con los efectos que tiene en el mercado, obligarán a profundizar en la digitalización ya existente y regular una nueva forma de trabajo que redundará en más productividad y mejor competitividad. Las plataformas que respondan mejor a las necesidades específicas de las empresas de inversión y que sean más usables e intuitivas para los clientes finales triunfarán, porque generarán la base de todo el negocio: la confianza. Esa confianza se consolidará a partir de ahora a través de medios digitales robustos en seguridad y flexibles en su uso.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO