COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los mercados bancarios y financieros se han visto fuertemente influenciados por la digitalización, la movilidad y una próxima generación de consumidores que asumen que la industria será capaz de proporcionar soluciones en forma inmediata, en el horario y la ubicación de su elección. Un reciente estudio de IDC, encomendado por PayPal, a consumidores en los niveles socioeconómicos A, B y C en Brasil, Colombia y México, analizó sus preferencias en transacciones y canales financieros, el uso de tarjetas de crédito/débito y carteras digitales, así como los beneficios potenciales para consumidores, empresas y organizaciones bancarias.

Entre los hallazgos más importantes en los tres países, se debe resaltar que la penetración de la banca en las clases sociales A, B y C es alta. De hecho, más del 45% de la muestra utiliza tarjetas de crédito y débito. También vemos que más de un tercio de los encuestados prefiere usar su teléfono para pagar sus cuentas o transferir dinero, a su vez 11% de los préstamos personales más recientes de la muestra fueron solicitados a través de un teléfono móvil; y 7%, a través de una firma fintech.

En Colombia, específicamente, 64% de las personas aún prefieren abrir una cuenta de banco o contratar servicios en una sucursal bancaria, mientras que 65% de los brasileños ya lo hacen a través del móvil y una aplicación. La tarjeta de débito se utiliza con más frecuencia en las tres clases socioeconómicas, pero hay diferencias sustanciales entre los países. Los brasileños (57%) usan su tarjeta de crédito más a menudo; mientras que colombianos (72%) y mexicanos (62%), usan más sus tarjetas de débito.

Los encuestados en Colombia (53%) y México (54%) prefieren usar sus tarjetas de débito para compras en línea menores a 50 dólares, mientras que los brasileños son indiferentes al uso de las tarjetas de crédito o débito. Sin embargo, para las compras en línea que son mayores a 50 dólares, en los tres países hay una clara preferencia por usar las tarjetas de crédito.

En cuanto a tiendas físicas, los colombianos llevan la delantera (67%) y mexicanos (52%) en cuanto a su preferencia por usar tarjetas de débito; por el contrario, los brasileños prefieren usar sus tarjetas de crédito para estas compras. Otro dato interesante es que las carteras digitales están estrechamente ligadas a la edad. Las generaciones más jóvenes son quienes más lo adoptan y a medida que aumenta la edad, disminuye su uso. La mayoría de las personas usa su tarjeta de débito vinculada a la cartera digital (59%). Para aquellos que aún no han utilizado tarjetas de débito en sus carteras digitales, casi seis de cada diez dicen que planean hacerlo en un futuro, lo cual es una clara oportunidad para asociarse con todos los jugadores en el ecosistema de teléfono móvil, banca y comercio minorista o e-tailer.

“La forma en que las personas interactúan y usan los servicios financieros refleja cómo la digitalización está cambiando los mercados financieros y la banca. Más de la mitad de la muestra encuestada usó un teléfono móvil para abrir una nueva cuenta bancaria u obtener un nuevo producto financiero o servicio, que sirve como la base de la pirámide para servicios futuros. La movilidad ha ayudado a entregar productos y servicios financieros en manos de los clientes y ha desencadenado la creación de soluciones innovadoras”, comentó Jay Gumbiner, Vicepresidente de Investigación de IDC América Latina.

En cuanto al rol de fintech en América Latina, las personas en Brasil, Colombia y México consideran que los bancos nacionales e internacionales son innovadores. Actualmente, Brasil es quien más adopta las fintech con más de 380 firmas que ofrecen pagos, cambio de divisas y financiamiento. México es la base de al menos 273 firmas fintech; y Colombia tiene cerca de 150 fintech. Los tres países representan 69% del total del ecosistema fintech en América Latina.

Vemos que los bancos juegan un papel vital para las personas en América Latina, al igual que en todo el mundo. Sin embargo, hay claras áreas de oportunidad. El ritmo de cambio en el sector de banca de consumo y pagos financieros seguirá acelerándose, impulsado por la movilidad, urbanización, crecimiento en los ingresos y la próxima generación de consumidores que nunca ha experimentado la vida sin estar siempre conectado.

“PayPal invierte en asociaciones estratégicas con bancos para ofrecer soluciones más completas (seguridad, rapidez y conveniencia) a sus clientes, siempre enfocados en su misión de democratizar los servicios financieros. Desde nuestro punto de vista, las asociaciones nos conducen a innovaciones que benefician a miles de millones de personas que carecen de servicios financieros en todo el mundo. Además, son clave para promover un crecimiento sostenible a largo plazo y garantizar la estabilidad y la resistencia del sistema financiero. Las instituciones bancarias y fintechs deben aprovechar del teléfono inteligente en América Latina para ofrecer soluciones confiables, innovadoras y convenientes a los consumidores”, detalló Federico Gómez Schumacher, Gerente General de PayPal para Brasil y México.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO