COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

BBVA Research cree que la cuarta revolución industrial se diferencia de las anteriores por su velocidad de innovación y por “el potencial que tiene para desplazar a un gran número de trabajadores en un corto periodo de tiempo”, según afirma en un estudio sobre el futuro del empleo.

No obstante, estas dos características no son las únicas que diferencian a esta nueva revolución tecnológica de las anteriores, ya que, según el servicio de estudios de BBVA, la digitalización acelera la automatización de la fuerza de trabajo y actúa tanto en las tareas abstractas como en las manuales.

Ante esta nueva realidad, el área de estudios de la entidad bancaria considera que es “imprescindible” que se gobierne el cambio con “un amplio conjunto de políticas que garanticen la igualdad de oportunidades, potencien los efectos positivos a largo plazo del proceso técnico y reduzcan los costes de la transición a corto y medio plazo”.

En esta línea, señala que para gobernar el cambio tecnológico no se tiene que obstaculizar el progreso tecnológico ni minimizar los costes de transición. Además, afirma que hay que garantizar que el conjunto de la sociedad se beneficia del cambio.

También destaca que la regulación laboral, la movilidad geográfica o la cualificación y formación pueden ser factores que condicionen la respuesta del empleo al progreso tecnológico.

La educación, el mercado de trabajo y la equidad son tres ámbitos clave, según BBVA Research, para fomentar la digitalización. De hecho, cree que en el primero de ellos hay que invertir en la promoción y adquisición de habilidades complementarias al cambio tecnológico como son las disciplinas de STEM (ciencias, tecnología, ingenierías, matemáticas) o flexibilizar el sistema educativo, además de impulsar la formación continua.

En el caso del mercado de trabajo, ve necesario acabar con las barreras al crecimiento empresarial y a la inversión, anticipar las necesidades empresariales y formativas y fortalecer las políticas de activación por el empleo. En esta línea, la entidad apuesta por la evaluación continua y por reorientar las políticas activas de empleo y por reforzar las pasivas para que se fomente el reciclaje profesional y haya una relación entre unas políticas y otras.

Además, aunque asegura que el progreso tecnológico ha determinado el avance de las sociedades industrializadas y su bienestar desde el siglo XVIII, afirma que desde comienzos de los años 80 ha contribuido al repunte de la desigualdad.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO