COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(América Latina) En un mundo conectado y de fácil acceso a casi cualquier información, la protección de los datos sensibles es un valor en alza. Según Blue Coat, el gran negocio de los hackers y cibercriminales es poder utilizar el cifrado de datos para descargar sus ataques. El 84% de las infiltraciones avanzadas de malware cumplen su objetivo en segundos, minutos, horas o pueden permanecer latentes en la red hasta por meses.

En una empresa típica, el tráfico SSL (cifrado) representa un promedio de 25 a 35% del tráfico de la red y crece a razón de un 20% por año. Este incremento del uso de SSL puede crear puntos ciegos los cuales reducen la seguridad.

Este protocolo es usado para proteger datos sensibles, como el cuidado de la salud, financieros o privados que son transferidos a través de aplicaciones de comercio electrónico como SalesForce, clouds públicas como Amazon y redes sociales como Twitter y Facebook. También es usado para conexiones VPN seguras a clientes remotos y conexiones ftp seguras entre otras formas de transporte.

Según el informe, Sans Analist Program patrocinado de Blue Coat Systems, los sitios web que usan SSL (HTTPS) no están de ninguna manera mejor protegidos que los sitios web que no están encriptados. Las aplicaciones web funcionan de la misma manera que antes, excepto que el ataque se realiza en una conexión encriptada. La gente con frecuencia piensa que porque ven el candado en el navegador significa que todo es seguro, y eso no es verdad.

El crecimiento del  SSL, ha hecho que los hackers utilicen esta herramienta vital de seguridad para esconder sus acciones de los dispositivos de detección de redes tradicionales, logrando que el tráfico pase hacia el interior y salga de la red debido a que no lo pueden leer.

“Para contrarrestar esa amenaza, la tecnología de inspección y desencriptado SSL como la de Blue Coat Systems es crítica para las organizaciones que manejan amenazas de datos sensibles en sus redes. La inspección SSL incluye la capacidad de desencriptar y retransmitir tráfico SSL a otras herramientas para su análisis y reacción rápida para encontrar y detener ataques que se esconden bajo la cubierta del encriptado”, mencionó Ignacio Conti, manager regional de Blue Coat.

“Cuando estas herramientas son elegidas y desplegadas apropiadamente, las organizaciones pueden encontrar amenazas escondidas dentro de datos encriptados sin degradar las comunicaciones críticas de negocios”, finalizó el ejecutivo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO