COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Telefónica culminó 2015 con 4,5 millones de abonados a servicios de TV paga en América Latina, un crecimiento del 43,4% en comparación con los 3,2 millones de 2014. El porcentaje de incremento de clientes es alto, aunque debe desglosarse. En Brasil incorporó a GVT, por lo que solo allí sumó un millón de clientes y obtuvo un crecimiento de la base de usuarios del 132%. Las otras tasas de mayor crecimiento fueron en Perú (26,7% y 1,2 millones de clientes) y Colombia (17,5% y 489.000 abonados). En estos dos últimos mercados Teléfonica cuenta con los derechos del fútbol local.

Durante los últimos tiempos, Telefónica España ha enfocado hacia el negocio de TV paga y contenidos. Los derechos de la “La Liga” local de fútbol es un atractivo clave. Con excepción de los casos mencionados, carece de estos derechos en América Latina.

El avance orgánico de Telefónica en el negocio de TV paga con plataformas tradicionales, es decir, satelital (DTH), cable (CATV) y redes IP (IPTV) encuentra límites cercanos. La compañía ha encontrado dificultades para para generar servicios empaquetados entre el DTH y los móviles -los 478.000 clientes de Venezuela son la excepción) ya que no ha lanzado servicios de TV paga donde carece de redes fijas. De hecho, ha desestimado el uso del DTH en México, donde tiene licencia para operar.

El negocio de DirecTV en América Latina que AT&T pondría en venta, según transcendió, conlleva varios retos regulatorios y de concentración de mercado, no sólo en TV paga, sino que también involucraría topes de espectro.

En el segmento CATV, el desarrollo del negocio se puede dar por medio de adquisiciones. Pero los cableros que le aportarían valor (infraestructura y abonados de banda ancha) no abundan en el mercado: la mayoría ya forma parte de un conglomerado mayor.

IPTV, por su parte, requiere de fuertes inversiones en fibra óptica para llevar un servicio de calidad decente a los hogares. Chile y Brasil son los mercados donde Telefónica más ha avanzado, aunque con despliegues de fibra hasta el hogar acotados.

El mercado tradicional de TV paga continuará en expansión, aunque con tasas menores. Un estudio de Digital TV Research indica que entre este año y 2021, América Latina incorporará 14 millones de nuevos abonados a TV de pago, un 48% menos de los que se incorporaron al servicio entre 2010 y 2015: 27 millones de suscriptores. Una mayor penetración del servicio y un entorno económico menos favorable juegan en contra de la adición de clientes.

Video al estilo Netflix

Internet se ha convertido en la nueva y más extensa plataforma de distribución de video. Los modelos over-the-top (OTT) avanzan en el mundo, con Netflix como emblema. De acuerdo con cifras de Dataxis, en América Latina existen 94 plataformas de video OTT. Los servicios pagos cuentan con 10,2 millones de clientes, de los cuales Netflix posee el 60%, seguido por Clarovideo (América Móvil), con un 25%. En este negocio es donde busca crecer Telefónica.

Bajo diferentes marcas, el servicio OTT de Telefónica ya se encuentra disponible en Argentina (On Video), Brasil (Vivo Play), Colombia (Movistar Vídeo) y Chile (Movistar Play). Con la marca Movistar Play, la empresa comenzó su expansión regional, con un modelo mixto de abono mensual o pago por evento. Para este año, prevé el lanzamiento de Movistar Play en siete mercados: ya lo hizo en Uruguay y Costa Rica. Continuarán Ecuador, Panamá, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Perú.

El diferencial de un servicio OTT consiste en el contenido, estrategia bien definida por Netflix y sus series originales. La apuesta de Telefónica pasa por este renglón. Una vez que el servicio esté disponible en la mayor cantidad posible de mercados, el paso siguiente será comercializar a escala global los contenidos adquiridos en exclusiva y otros de producción propia. Allí está la clave: lograr derechos de contenidos.

El diario español El Economista recordó las palabras del hasta esta semana presidente de Telefónica, César Alierta, quien en la última presentación de resultados anuales señaló que la compañía busca convertirse en el mayor jugador de televisión en habla hispana del mundo. Un año antes, al presentar los resultados de 2014, el mismo Alierta había señalado que en el mundo iban a quedar cuatro o cinco grandes players en TV. El ejecutivo sostuvo que existe un mercado potencial de contenidos en español de 500 millones o 600 millones de habitantes, lo que consideró una oportunidad “histórica”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO