COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

TyN Magazine desde Miami – En el marco del Executive Leadership Forum 2017, encuentro realizado por Arris para operadores de TV de pago de América Latina, se mostró que la industria, al menos desde el punto de evolución tecnológica, tiene un camino claro de evolución. Por otra parte, la evolución es la palabra que Arris pretende utilizar para definir los cambios que cada operador de redes de TV y banda ancha enfrentará. “Cada operador tiene realidades específicas y, en América Latina, hay características peculiares, así que lo importante es que haya muchas opciones para que cada operador pueda elegir su camino”, dijo German Iaryczower, SVP de ventas para América Latina y el Caribe de la companía.

Algunos caminos, sin embargo, parecen más o menos definidos, al menos en la visión de Arris. El primero es que existe una oportunidad creciente para los operadores en el mercado de WiFi, sobre todo en la gestión de las redes domésticas, pero también más allá, ampliando la cobertura de banda ancha fuera de las residencias. Este es un punto de evolución que la mayoría de los grandes operadores ya han comenzado.

La conversión de las redes a las plataformas all IP también parece ser una tendencia inexorable, sobre todo con la evolución de la oferta de contenidos 4k y con la “OTTización de las redes de TV paga o sea, la oferta de paquetes, de canales lineales o contenidos bajo demanda, Para cualquier plataforma, es un camino de evolución, pero que todavía está lejos de la realidad de muchos países. Para redes construidas desde cero, dice Arris, ya tiene sentido pensar en redes GPON con vídeo sobre IP, pero en las redes de cable tradicionales HFC) el camino de evolución está garantizado dentro de la lógica de reducción de los damanhos de los nudos de la red hasta la instalación del acceso en fibra directamente al suscriptor en el caso de los consumidores de mayor demanda.

La estimación de Arris es que para 2020 la velocidad más alta ofrecida por las redes de banda ancha fija sigan más o menos al ritmo actual, que ha obedecido rigurosamente a la Ley de Nielsen, que prevé que la velocidad crecerá un 50% cada año. Enre 2019 y 2020, sin embargo, un cambio importante debe ocurrir: las velocidades de upstream se igualan a las velocidades de descarga, alrededor de 2 Gbps. A partir de ahí, Arris cree que debería haber una desaceleración en el ritmo de crecimiento de las velocidades, llegando a 10 Gbps en 2022 y 1 Tbps en 2042. Si la ley de Nielsen sigue prevaleciendo, esta velocidad sería alcanzada en 2031.

“No hay que apresurar porque hay un camino posible” para las necesidades que aparezcan. Con el DOCSIS Full Duplex, los operadores de cable logran las mismas características de las redes de fibra: accesos Gigabit con simetría entre upstream y downstream, es decir, la misma velocidad para descargar y para subir contenidos, además de bajas latencias.

El dominio de las redes domésticas y el concepto de casas conectadas, aliado a las velocidades Gigabit, abre la oportunidad de una nueva gama de servicios, dice Iaryczower.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO