COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Samsung Pay ya está disponible en seis continentes, dado que la firma surcoreana ha introducido la plataforma de pagos en la República Sudafricana, su primer mercado en África.

Según Samsung, la implantación de dicho servicio en Sudáfrica supone una aceleración de su expansión internacional. Es el 24º mercado donde está disponible. El lanzamiento coincide con el tercer aniversario de Samsung Pay, que debutó en el mercado de origen de la empresa en agosto de 2015.

Samsung también informa de que el servicio ha sobrepasado los 1.300 millones de transacciones a escala mundial, y que cuenta con más de 2.000 socios bancarios y financieros en todo el planeta.

DJ Koh, presidente y consejero delegado de la división de TI y Comunicaciones Móviles de Samsung Electronics, explica que la firma ha “ampliado la disponibilidad de Samsung Pay y creado alianzas estratégicas en cada uno de los mercados con el fin de atender a las necesidades específicas de los usuarios”.

Apple lleva mucha ventaja

Pero los 1.300 millones de transacciones que Samsung dice haber procesado en más de tres años quedan muy por debajo de la cifra hecha pública por Apple, su mayor rival, que en junio anunció que había procesado más de 1.000 millones de transacciones tan solo durante el tercer trimestre fiscal (el período que finalizaba en junio).

De todos modos, Apple ha experimentado un fuerte crecimiento en un período de tiempo relativamente breve. La cifra indicada triplica la del período equivalente en el 2017. Pero parece que Apple se beneficia de haber entrado en el negocio antes que sus rivales (lanzó Apple Pay en octubre de 2014).

En términos de disponibilidad, Apple se halla en una posición algo más ventajosa, porque su servicio funciona en 29 mercados.

Con todo, Engadget observa que es posible que los datos de Samsung Pay no nos permitan hacernos una idea de su uso real. El producto de Samsung está habilitado para imitar las bandas magnéticas de las tarjetas bancarias físicas, por lo que el usuario puede utilizarlo en un establecimiento que no disponga de NFC. La cuantificación de las transacciones de ese tipo es mucho más difícil.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO