COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Latinoamérica) Todo negocio o empresa, independientemente del sector al que pertenezca, debe gestionar de la mejor manera posible la información que necesita para funcionar así como los datos que genera. Cualquier compañía, por ejemplo, debe hacerse cargo de las nóminas de sus empleados, procesar los pedidos de suministros y las ventas, pagar sus impuestos y tramitar sus permisos. Todo, al menor costo posible.

En el caso de las aseguradoras, la gestión de la información se vuelve algo extremadamente delicado ya que debe garantizarse en todo momento la protección, confidencialidad, integridad y seguridad de los datos que se manejan.

Otra singularidad de las empresas del sector es el crecimiento exponencial de los datos que deben almacenarse. El creciente número de miembros fruto de fusiones y adquisiciones hace que las bases de datos de estas organizaciones a menudo pasen de tener unos pocos gigabytes a terabytes en el transcurso de solo un año. En algunos casos incluso se anticipa que serán 1.000 terabytes de datos en el futuro cercano.

El sector de las aseguradoras se enfrenta a una competencia feroz, por lo que es crucial ahorrar todos los costos posibles administrativos y de tecnología de información, así como garantizar la retención de los clientes y la adquisición de nuevos miembros.

Además, el mundo de las aseguradoras está sometido a constantes cambios en las leyes y regulaciones de salud, cambios que hay que conocer e implementar de la manera más rápida y eficaz posible sin causar interrupciones en los procesos.

Por último, ante las sociedades cada vez más multiculturales, como las de hoy, es necesario que las aseguradoras tengan la versatilidad de ofrecer su información y servicios en diferentes idiomas.

Por tanto, la decisión de implementar un sistema que gestione esta enorme cantidad de información y responda fiablemente a todos estos desafíos no debe tomarse a la ligera, sobre todo considerando que cada vez más transacciones se realizan electrónicamente.

Las aplicaciones de Oracle dirigidas a este sector han sido desarrolladas con todos estos desafíos en mente, con la flexibilidad necesaria para ajustarse a los requisitos de cualquier aseguradora y adaptarse a los cambios, no sólo en cuestiones de leyes y regulaciones, sino también a las innovaciones en el campo de la medicina y a nuevos acuerdos para la prestación de servicios.

Esa flexibilidad que proporcionan las aplicaciones Oracle es esencial también para funcionar tanto en sistemas públicos, en los que el gobierno determina qué cobertura debe prestarse y cómo debe ser la financiación, como en sistemas privados, en los que la cobertura y los precios son determinados por aseguradoras que funcionan comercialmente, así como en híbridos, en los cuales se combina un seguro básico público con uno suplementario de carácter privado.

Oracle dispone de una serie de soluciones para el sector de seguros de salud que van desde el soporte en los trámites administrativos, como el procesamiento de datos de los clientes y de reclamaciones, a herramientas de inteligencia de negocios que generan reportes y ejecutan análisis, pasando por aplicaciones de autoservicio que permiten a los clientes satisfacer sus propias necesidades de información.

Más que nunca, las empresas de seguros deben ser capaces de tomar decisiones mejor informadas para que el cuidado médico sea más eficiente. Además, es crucial mejorar sus operaciones a través de un sistema de gestión de información.

Por: Alexander Fedorowicz, director de Soluciones del sector de la Salud de Oracle para Latinoamérica.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO