COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

GSMA, la asociación de la industria del móvil, ha apremiado a los responsables políticos y las operadoras del continente europeo a unir esfuerzos para garantizar la seguridad de las infraestructuras de redes sin poner en peligro las cadenas de aprovisionamiento de la 5G, porque está creciendo la inquietud en torno al futuro de las empresas suministradoras en los principales mercados del planeta.

La entidad indica en un comunicado que ha llegado el momento de que los organismos reguladores promuevan la seguridad de las redes con “un enfoque basado en hechos y riesgos”, para no poner en peligro el despliegue de la 5G en Europa.

La declaración se ha hecho pública mientras las autoridades europeas estudian la posibilidad de vetar los productos de la firma china Huawei en sus infraestructuras de telecomunicaciones, por entender que pueden encerrar amenazas contra sus respectivos países. Huawei niega enérgicamente que su equipamiento suponga un peligro de ningún tipo.

Se espera que las operadoras de telefonía móvil hayan invertido entre 300.000 y 500.000 millones de euros en el despliegue de la 5G en Europa para el 2025.

La GSMA ha advertido de que las actuaciones que entorpezcan el suministro de equipamiento de redes “incrementarán los costes que tienen que pagar las operadoras, negocios y ciudadanos europeos, demorarán durante años el despliegue de la 5G en Europa, y también podrían poner en peligro el funcionamiento de las redes 4G ya existentes sobre las que habrá que construir las de 5G”.

En enero se informó de que Deutsche Telekom opina que el despliegue de la 5G en Europa podría retrasarse por lo menos dos años si los gobiernos del continente vetan a Huawei.

Aparte de Alemania, Francia y Noruega también han anunciado que se plantean imponer prohibiciones a Huawei. En el Reino Unido, el grupo Vodafone declaraba en enero que interrumpiría la instalación de nuevo equipamiento de red troncal de Huawei en todas sus divisiones europeas. Previamente, BT había declarado que retirará en un plazo de dos años todos los equipos de Huawei existentes en la red troncal de la operadora móvil EE.

No hay pruebas de actuaciones maliciosas

Al mismo tiempo que observa que los numerosos estudios efectuados por gobiernos y operadoras “no han hallado pruebas de actuaciones maliciosas”, la GSMA declara que las operadoras “están dispuestas a colaborar con los responsables políticos para seguir acordando métodos proporcionados y fundamentados en riesgos efectivos, así como un régimen europeo de garantías de seguridad, pruebas y certificaciones común, coherente y acordado”.

La GSMA afirma que partirá de la experiencia previa en materia de seguridad y que está colaborando con las operadoras europeas para articular un equipo de trabajo que buscará maneras de perfeccionar y ampliar los sistemas actuales. También recomienda que los gobiernos y operadoras móviles cooperen para acordar el régimen europeo de certificaciones y pruebas de seguridad, “para que garantice la confianza en la seguridad de las redes y proteja la competencia en el suministro de equipamiento”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO