COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La adopción de tecnologías disruptivas como la Inteligencia Artificial por parte del sistema financiero mexicano permitirán ampliar la inclusión bancaria en el país, mejorar la seguridad y fortalecer la competitividad, coincidieron Luis Mejía, Director de KIO Managed Services, Ulrick Noel, Director de Innovación en Consultoría Deloitte México, y Tomás Guillén Socio Director de Human Source Consulting, durante su participación en el webinar ‘Digitalización de la banca: ¿estamos listos?’.

“Contar con un sector financiero altamente innovador tiene un impacto directo en la vida de miles de personas, desde la facilidad y seguridad para hacer transacciones, llevar a cabo un negocio o gestionar adecuadamente un crédito. La implementación del Big Data o de la Inteligencia Artificial, permite a la industria anticipar tendencias, avanzar en una mejor segmentación, personalizar productos financieros, quitar fricciones a la economía, entre otras ventajas”, indicó Luis Mejía, Director de KIO Managed Services.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, hay cerca de 25 millones de adultos sin acceso a una sucursal bancaria, debido a condiciones geográficas, un aspecto que puede ser atendido a través de la tecnología.

“Los beneficios de la transformación impactan en el desarrollo económico del país, al impulsar la inclusión financiera de comunidades enteras y nuevos públicos, por ejemplo, la generación centennial es clave para el futuro del consumo y prestación de servicios bancarios”, puntualizó Ulrick Noel, Director de Innovación en Consultoría Deloitte México.

Entre otras ventajas sobre la digitalización de la banca, Tomás Guillén, Socio Director de Human Source Consulting, destacó que “de acuerdo al estudio Banking de la firma PwC de 2018, las entidades financieras que se someten al proceso de digitalización registran un 34% de mejora en sus servicios, 27% en reducción de costos y su rentabilidad incrementa en un 28%”.

Durante el webinar, los ponentes coincidieron que la banca móvil es una tendencia que seguirá al alza en los próximos años, donde los usuarios estarán cada vez más acostumbrados a interacciones digitales, sin necesidad específica de una sucursal y buscarán un servicio inmediato, disponible y seguro.

“Es difícil pensar en los grandes desafíos que tendremos en los próximos años, ya que cada vez  existen más servicios personalizados, sin embargo, ir acompañado de un socio tecnológico que les ayude a implementar esta transformación permitirá satisfacer las exigencias de los usuarios modernos y no quedarse atrás en el mercado”, finalizó Luis Mejía.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO