COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La calidad y volúmenes de producción de la industria agroalimentaria son posibles por la mediación de la tecnología y las inversiones para el conocimiento científico de esta industria. Esta combinación es lo que se denomina tecnología de los alimentos.  Esto significa que el conocimiento científico y la ciencia, se vuelca al estudio del sistema ambiental, productos químicos e industriales, para poder así garantizar la calidad física, química y microbiológica de los alimentos.

Pero también este conocimiento se aplica para el diseño y creación de nuevas tecnologías para el uso durante el proceso de trabajo. Esto permite incluir tecnología para que el proceso de desarrollo y distribución de alimentos, sea de calidad y garantice la seguridad. Existe una formación específica en varios países, de nivel terciario o universitario, que otorga el título de Licenciado en Tecnologías de los Alimentos, que son los profesionales que pueden desenvolverse en compañías públicas o privadas, ejerciendo actividades de control y legislación, o realizando labores gerenciales y técnicos.

Ver más: La sustentabilidad ya no es una elección

Invertir en el conocimiento científico y técnico de la industria agroalimentaria, es indispensable para las economías nacionales, y el desarrollo alimentario. Esto permitirá garantizar niveles de producción para sostener las exportaciones y el stock nacional, además de asegurar que la ciudadanía tenga a disposición alimentos de calidad beneficiosos para su salud. Se puede establecer que los tres principales aportes de la tecnología de los alimentos son, investigar, desarrollar e investigar dentro del campo de los alimentos. Estas tres acciones le otorgan el status de conocimiento científico, en donde el avance tecnológico es clave para el avance de la calidad y la seguridad.

Para que un producto alimenticio esté al alcance del público en algún comercio, debe pasar por varios espacios de trabajo, de producción y rigurosos controles, que le otorgan su calidad final. Dentro de las acciones propias de la tecnología de los alimentos, una de las más importantes, pero a la vez costosa en cuanto a inversiones, es la biotecnología. Actualmente los países más poderosos en Europa, y en América Brasil y México, pican en punta en materia del grado de presencia tecnológica en el campo de los alimentos.

Ver más: Bill Gates y Jeff Bezos ponen la mira en Argentina

La tecnología finalmente está al servicio del marketing que a su vez, facilita el acceso de las personas a las comidas, tanto a sus recetas, como a la compra online de los mismo. Existen plataformas que cuentan con el servicio de auto armado de los platos, eligiendo los tamaños y los ingredientes. Los más demandados, son los bols.  Es decir, un servicio de take away en donde el comprador es partícipe de la cocina al elegir sus productos. En España por caso, el restaurante de Poke “Aloha Poké” otorga la posibilidad no solo de comprar comida online eligiéndola de un vasto menú, sino que además otorga la posibilidad de solicitar lo necesario para instalar una franquicia propia.

El crecimiento y desarrollo de la tecnología depende mucho de las inversiones públicas y privadas, los beneficios individuales y nacionales son muchos, y además en el caso de la tecnologías de los alimentos, genera puestos de trabajo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO