COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La inteligencia artificial ya es parte esencial de la estrategia de las compañías. Mientras que la digitalización ha cambiado los hábitos y las expectativas de los consumidores, las organizaciones tratan de perfeccionar nuevos modelos de negocio. Como resultado, los datos se han convertido en el combustible de la transformación digital y uno de los principales ejes vertebradores del desarrollo para las empresas.

Para que esto ocurra, las firmas analizan ingentes cantidades de datos que buscan transformar en información útil. La aplicación de la inteligencia a los procesos es fundamental para depurar estos datos y tener la certeza de que se obtienen resultados correctos y coherentes, como se explicó durante el encuentro ‘Big data’: la importancia de conocer el valor de los datos, organizado por EXPANSIÓN con el patrocinio de Intel y OVH.

En este entorno, los especialistas y científicos de datos tienen cada vez más retos por delante. “Debemos asegurar que el uso y la gestión de los datos es productiva e interesante para los clientes finales, tenemos que adaptar los sistemas tradicionales y tener en cuenta que la tecnología está en constante evolución”, refirió Raúl Bartolomé Ruiz, director de la unidad de bigdata y analítica de Capgemini.

La inteligencia artificial es uno de los temas de moda y la tecnología ha permitido un salto en el rendimiento. “Antes no se podían almacenar tantos datos y tampoco existía la capacidad de proceso necesaria para llevar a cabo estas tareas; la capacidad de cómputo ha sido uno de los grandes cambios”, manifestó Antonino Albarrán, cloud architect de Intel Corporation. En materia de seguridad, los avances han hecho que sea “muy difícil asaltar esos datos en tránsito y almacenamiento”, señaló el representante del fabricante de microprocesadores.

En la misma línea “la mejor forma de conseguir los datos es de forma directa a través del cliente, y para eso hace falta confianza”, reconoció Víctor Royo, jefe de estrategia digital e innovación de Ibercaja. En el apartado de negocio, Royo incidió en el enorme potencial para “crear productos y servicios basados en el dato, aprovechar y contextualizar la relación con el cliente a través de distintos dispositivos y volcar el dato en los procesos de negocio”.

Así “se trata de descubrir toda la información que tenemos, desde datos de venta hasta análisis de procesos, que tiene un valor económico pero también en forma de nuevos modelos de negocio: podemos segmentar al cliente con más detalle y ofrecerle nuevos productos”, apuntó Faustino Lozano Gallego, director de big data y analítica de T-Systems Iberia.

Pese a todo, el grado de madurez digital aún varía entre los diferentes sectores. “Lo positivo es que, a nivel directivo, hay convencimiento de que es el camino; lo negativo es que el foco está a largo plazo y cuesta mucho cambiar la mentalidad y la estructura de las personas”, comentó Ignacio Álvaro Fariñas, director global de data technology de Minsait.

Seguridad y privacidad

“Se han abierto oportunidades en cómo almacenar los datos, cómo protegerlos y cómo analizarlos para su uso”, declaró Antonio Pizarro, head of enterprise solutions de OVH. El responsable del proveedor internacional de origen francés defendió el modelo europeo de protección y seguridad de los datos, que pone en valor la responsabilidad y la transparencia en mayor medida que en otros continentes. “En Europa estamos fortaleciendo bien las leyes que protegen la privacidad, pero no todos se mueven al mismo ritmo”, destacó Pizarro, en referencia a algunos proveedores asiáticos y norteamericanos.

En este sentido Pedro Pérez, responsable de arquitectura de datos con inteligencia aplicada de Accenture, agregó que “la ética es fundamental y los procedimientos biométricos introducirán nuevos temas de responsabilidad”. Por el momento, aseveró que los clientes no se están oponiendo a ceder sus datos mientras que la utilización de estos repercuta en su beneficio.

Valor

Además, “los datos interesan al cliente siempre que sepamos elegir aquellos que aportan valor y mejoran su experiencia”, indicó Óscar Vicente Sobrino, responsable de proyectos de transformación de datos de BBVA. Asimismo añadió que “se trata de generar productos y servicios que le ayuden a solucionar sus problemas, y para eso elegir el dato es la clave; hay que gobernarlo y asegurar su calidad”.

De este modo, “el principal reto está en que las compañías entiendan que a partir de sus datos pueden generar modelos de negocio disruptivos o, al menos, más alineados con lo que están vendiendo”, recalcó José Manuel López Doña, CTO de Sopra Steria España.

Por último, Santos Vicente, director técnico de GFI Informática, hizo énfasis en que “tenemos que dejar de entender el dato como una unidad aislada para ponerlo en la base de los nuevos sistemas que queremos construir, con una visión integral”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO