COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La forma de trabajo de hoy nada tiene que ver con la de unos años atrás. El teletrabajo (el 23% de los trabajadores del conocimiento tienen actualmente libertad para elegir donde trabaja) o la incorporación de los millennials y la generación Z al tejido productivo (en 2020, casi la mitad de la fuerza de trabajo global estará formada por estos jóvenes) cabe dentro de la oficina a las que todos estamos acostumbrados.

“Los empleados buscan formas de trabajar más intuitivas, en las que puedan acceder a lo que necesitan o hablar con sus compañeros con un solo botón, con el vídeo como formato por defecto, una experiencia móvil optimizada y multitud de dispositivos y aplicaciones para elegir cómo trabajar en equipo”, explica Andy Brocklehurst, líder de Colaboración en Cisco EMEAR. “Si las propuestas de la empresa para trabajar colaborativamente no les convencen, ellos simplemente buscarán otras alternativas con las que sientan cómodos pero que, quizás, no cumplirán con los requerimientos ni de seguridad ni de compliance”.

Así se entiende la actual dialéctica entre herramientas de reuniones virtuales (con Cisco o Polycom tratando de reinventar la experiencia al respecto), chats (con WhatsApp con herramienta muy extendida, pero cada vez más sustituida por propuestas específicamente creadas para el entorno corporativo, como Slack o Skype for Business), correo electrónico y red social (Workplace by Facebook, Microsoft Teams…) o soluciones de almacenamiento corporativo (Dropbox, Box, etc.).

Las herramientas de videoconferencia no han terminado de resultar útiles entre los usuarios por varias razones. “La adopción en algunos casos es muy baja porque no se ha integrado correctamente con las aplicaciones de negocio ni se ha alineado con el estilo de trabajo o las preferencias de los profesionales”, añade Brocklehurst. Porque cambiar el concepto de la reunión física por una virtual no es tan sencillo como parece: requiere de un replanteamiento de la tecnología misma.

Un cambio de paradigma en el que Cisco ha dado especial protagonismo a la inteligencia artificial. En su plataforma Webex, anunciada el pasado abril, la firma multinacional está trabajando para integrar reconocimiento de lenguaje natural y de rostros, detección de objetos y ruidos, machine learning y, también, capacidades de inteligencia artificial conversacional. “Lo hacemos, además, llevando la inteligencia artificial directamente al hardware, usando los chips NVIDIA Jetson que usan los coches autónomos”, presume Andy Brocklehurst.

A ello debemos unir un cierto impulso de la realidad virtual y la realidad aumentada como soportes que, en casos de uso muy concretos, pueden ampliar el concepto clásico de la videoconferencia como una pantalla gigantesca y una cámara que ocupa la relevancia de una sala en un edificio corporativo o la webcam de un portátil. “Estamos viendo ya cómo las nuevas formas de trabajo colaborativo están usando la RV en entornos como la construcción, con la empresa ODG por ejemplo, o en el ámbito médico, con MedVR”, puntualiza el directivo.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO