COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La televisión ha sufrido el impacto de las redes sociales, transformando silenciosamente su manera de distribuir los contenidos audiovisuales.

Y esto no ha hecho más que empezar. La manera en que las personas acceden a los contenidos multimedia se rige cada vez más por los servicios digitales. La televisión lineal corre el riesgo, si cabe, de quedar condenada a la emisión de eventos en directo, como el deporte o los informativos. Los analistas estiman que el consumo de internet superará al de televisión por primera vez en la historia.

Según datos recientes de la consultora Zenith Media, a lo largo del presente año se espera que los usuarios visualicen unos 172,7 minutos de contenido diario a través de la pequeña pantalla. Una cifra, no obstante, que se sitúa cerca del consumo de contenidos en internet (159,7 minutos). Pero a partir de 2019 la cosa cambiará, produciéndose un punto de inflexión en el entretenimiento que se esperaba desde hace tiempo: los usuarios, estiman, navegarán unos 170,6 minutos cada día, un tiempo que supondrá un hito; superará por primera vez al de la televisión (de 170,3 minutos).

Los usuarios, a partir de entonces, pasarán más tiempo en internet que mirando la «tele». Dedicarán sus horas más a consumir contenidos online desde servicios como YouTube, compartirán fotos en su perfil de Facebook y comprarán productos en Amazon. «La transición de la televisión hacia internet como el principal medio de entretenimiento ha tardado en llegar, pero también ha sucedido más rápido de lo esperado», recoge el estudio.

El consumo de televisión no ha cambiado prácticamente en nada en la última década. Únicamente la irrupción de internet y los servicios digitales han incentivado a su adecuación hacia un nuevo modelo en donde el consumidor quiere las cosas al momento y desde cualquier lugar. No hay cabida, pues, a quedarse a la espera de un transistor como antaño. El mundo ha cambiado.

Este cambio de paradigma supondrá un refuerzo por parte de las cadenas de televisión de acercarse, si no lo han hecho, al entorno digital. Con el inminente despliegue de las redes móviles de quinta generación (las redes 5G), que introducirán una menor latencia en la respuesta de los contenidos, todo lo referente a la transformación digital será la principal apuesta de las empresas. Pero, pese a todo, la televisión seguirá siendo la reina del salón en un mercado tan potente como EE.UU. en donde no se espera que el uso de internet eclipse a la «tele» hasta por lo menos 2020.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO