COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hoy ya se están viendo algunos robots en establecimientos de Nestcafé y Softbank en China, por ejemplo, pero en un futuro muy cercano, esta situación será habitual. Es más, en cinco años será común ver a los robots limpiando las casas e incluso jugando con sus dueños al tenis.

La última tendencia es que los robots están saliendo de las fábricas y estamos empezando a verlos en casas, empresas, hoteles“, manifestó Rich Mahoney, director de robótica de SRI International, uno de los centros de investigación más conocidos de Silicon Valley, en una entrevista con Efe.

En la actualidad, el gran desafío para lograr un salto aún mayor es la fabricación de los brazos de los robots, según el especialista, quien dijo que ahora mismo la mayoría de brazos robóticos están en las fábricas de producción.

También es clave la visión que las personas tengan de estas unidades. El experto dijo sobre esta cuestión que la gente está preocupada con la posibilidad de que los robots logren tener el control del mundo o acaben con los puestos de trabajo “pero creo que serán muchos los casos en los que los robots lleguen y hagan cosas buenas”.

Uno de los sectores que se verá beneficiado con esto será la medicina, a través de la existencia de robots que ayuden a los cirujanos a hacer un trabajo más preciso. También las tareas de rescate, con robots caminando entre escombros tras una catástrofe natural o entrando a un edificio en llamas.

La empresa SRI está llevando adelante los últimos detalles de “Proxy”, un humanoide que podrá utilizarse en estas tareas de rescate e incluso en las de automatización como la agricultura para recolectar frutas y hortalizas, entre otras cosas.

El proceso hacia un mundo cada vez más robotizado ya está instalado. Será cuestión de acompañar los avances que se van generando y mientras tanto debatir cuáles son las ventajas y las desventajas de esta tendencia.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO