COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En los próximos 30 años habrá 3.000 millones de personas más en el planeta, llegando a un total de 10.000 millones, y un 60% de ellas habitarán en las zonas urbanas. Año a año, el “Overshoot Day”, es decir, el momento en el cual nos consumimos el presupuesto ecológico del período y nuestra demanda empieza a sobrepasar los recursos naturales de la Tierra, llega cada vez antes.

Es un gran desafío entender cómo nos vamos a alimentar en el futuro, cómo hacemos para alimentar a tantas personas, de una forma que sea sostenible y sustentable.

En Dubai, una “revolución agrícola” en medio del desierto

Al Badia, ultramoderna granja erigida en medio del desierto produce diferentes verduras usando avanzadas técnicas y reciclando el 90% del agua utilizada.

“Es una revolución agrícola en medio del desierto” declara a la AFP el director de la granja, Bassel Jamal.

“Le aportamos a cada planta la cantidad de luz, humedad, calor y agua que necesita. Es como si fuera un cliente de un hotel cinco estrellas”, afirma.

Supermeat, la carne cultivada que podría solucionar el hambre del mundo

Microsoft: la huella de residuos será cero para 2030

Amazon lanza el primer proyecto de Right Now Climate Fund fuera de los Estados Unidos

Al plantear el riesgo de un problema de suministro a escala mundial de bienes perecederos, la pandemia de Covid-19 ha puesto en evidencia la importancia de la seguridad alimentaria.

Dubái, como los otros seis miembros de la federación de Emiratos árabes unidos, importa el 90% de sus necesidades alimentarias, según las estadísticas oficiales.

 

Para Bassel Jamal, el modelo de la granja que dirige –donde todo está controlado por ordenadores– es una “opción para el futuro”.

“No queremos depender de las importaciones. Queremos producir localmente, a lo largo de todo el año sin preocuparnos por el cambio climático, la lluvia o la sequía”, afirma.

Seguridad sustentable

Los nuevos sistemas de equipos solares están pensados para iluminar de manera sustentable calles, parques y plazas. Los dispositivos integrados por una batería, el panel solar fotovoltaico, las luces LED y los sensores, detectan los movimientos de los vecinos para subir y bajar la intensidad de la luz cuando es necesario, lo que ayuda además a reducir el consumo de energía eléctrica a los gobiernos y comunidades locales. La energía de la batería puede reducir la dependencia de la red durante los momentos de máxima demanda, eliminando la necesidad de poner en línea generadores adicionales.

La eficiencia energética está en el centro de todas las políticas llevadas a cabo para tratar de contener al cambio climático. La posibilidad de brindar energía asequible y no contaminante es uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se propone cumplir Naciones Unidas con vistas al 2030.

Para alcanzar esa meta, la ONU advirtió que se debe aumentar de forma considerable la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas y duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia, en particular en los países en desarrollo.

El avance de la carne cultivada

Beyond Burger de Beyond Meat -en donde Bill Gates tiene un importante número de acciones- y The not Company, empresa chilena con el multimillonario Jeff Bezos como principal accionista vieron su oportunidad basada en el movimiento plant-based.

Los nuevos productos, se dividen en dos grandes categorías: las hamburguesas que son vegetales, que son a base de vegetales, 100% hechas con estos componentes, que tienen el mismo sabor, la misma textura, el mismo aroma y color que una vacuna, pero no tienen carne y son apto veganos; y el otro gran grupo se denomina carne cultivada o de laboratorio, que sí es de origen animal pero la diferencia es cómo se produce, es carne de origen animal pero criada en un laboratorio.

Hay dos grandes empresas a nivel mundial que elaboran food tech, hamburguesas vegetales con el mismo gusto que las vacunas. “The not company tiene una máquina que se denomina Giuseppe, un algoritmo de inteligencia artificial que utiliza la ciencia de datos para poder imitar o copiar algún alimento en particular. A partir de una hamburguesa de origen animal, esta máquina analizó molecularmente, su composición química, las sustancias y sus cantidades, y después fue a una gran base de datos que tiene con más de 4 mil especies vegetales distintas copió la composición química a partir de materias primas que son vegetales, con una receta y combinaciones en particular.

La producción de estas hamburguesas vegetales utiliza el 83% menos de agua y libera un 89% menos de dióxido de carbono que una vacuna.

La hamburguesa de carne de cultivo es biotecnológica. Se hace a partir de una biopsia a una vaca -el animal no sufre en el proceso-, se extrae una célula madre, muscular, y se coloca en un laboratorio, en un medio de cultivo apto para que empiecen a crecer. Es un procedimiento muy caro y que tarda mucho tiempo en llegar al producto final, es una tecnología en desarrollo.

Con la carne laboratorio se ahorra un 45% de energía, se necesita un 99% menos de tierra y se reduce un 96% la emisión de gases del efecto invernadero y además se utiliza un 96% menos de agua en el proceso de producción.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO