COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Patricio Vega, especialista en terminales de pago de Worldline

Según recientes cifras de SBIF, las transacciones digitales aumentaron un 182% desde 2013, las operaciones de débito un 122% y las de crédito en un 274%, lo muestra que el pago en efectivo podría desaparecer en pocos años más.

Ya en países como Suecia, Bélgica y Corea del Sur las predicciones muestran que las transacciones en dinero físico representarán menos del 0,5% del valor de todos los pagos realizado en 2020, año en el que Corea del Sur tiene pensado retirar el efectivo.

Además de las cifras hay varios elementos que la industria financiera deberá considerar. Por ejemplo, hoy es posible transferir dinero en menos de diez segundos, lo que supone un importante aliciente para dejar de utilizar dinero en efectivo. Asimismo, los consumidores utilizan cada vez más nuevos métodos de pago, como tarjetas, billeteras digitales o smartphones. Los negocios, por su lado, han encontrado nuevas formas de conexión con los clientes las 24 horas del día, gracias a tecnologías potentes, como la inteligencia artificial y el procesamiento de lenguaje natural. Por último, el dinero en efectivo es más caro, ya que imprimir y distribuirlo puede implicar alto costos para las economías nacionales.

Por todo esto, el mercado bancario deberá asumir la “Transformación Digital” como propia, solo a través de ella podrán ser parte del mercado competitivo de hoy y la demanda de los clientes por servicios digitales cada vez más sofisticados.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO