COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La iniciativa Telefónica Yamaha Globalrider tiene tres pilares fundamentales: las nuevas tecnologías del IoT; los contenidos multimedia, y el apoyo a la investigación con células madre para la regeneración de tejidos. El viaje comenzará el 27 de mayo, desde la sede madrileña del operador, a donde regresará 80 días más tarde después de recorrer Francia, Italia, Grecia y Turquía, las repúblicas de Georgia, Azerbaiyán, Uzbekistán Kazajstán y Kirguistán, Rusia, Estados Unidos y Reino Unido. El recorrido abarcará 37.000 kilómetros en un plazo de 80 días.

La moto, una Yamaha Super Ténéré XT1200Z, va equipada con un navegador GPS premium con innovadoras herramientas de navegación, así como pantallas táctiles de alta sensibilidad compatibles con el uso de guantes. A su vez, una pasarela IoT capta la información de los diferentes sensores y envía en tiempo real a la “nube” a través de la plataforma M2M de Telefónica parámetros como la temperatura ambiente, la aceleración de la moto o el estado anímico del piloto.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=7hJ-x-OyP6Q[/youtube]

El servicio de conectividad gestionada Smart M2M con SIM Global es el encargado de dar cobertura de datos en todo el trayecto gracias a los acuerdos de roaming de Telefónica, enviando información segura a la nube donde se procesará para graficar y geoposicionar estas medidas. En tanto, un tablero georeferencia y publica toda la información útil, que será clave para que los expertos que siguen el proyecto  puedan sacar conclusiones determinantes para mejorar la tecnología en un futuro. Diferentes equipos de Telefónica de España han trabajado con Yamaha y 26 socios tecnológicos para incorporar sensores, quien llevará varios que recogen sus constantes vitales así como su estado anímico gracias a un guante especialmente diseñado que recoge su actividad bioeléctrica de la piel y facilita información sobre sus  emociones  y procesos cognitivos.

Para la generación de los contenidos multimedia, el piloto lleva diferentes cámaras, tanto integradas en la moto como de mano, un portátil superligero para procesar las imágenes y un Drone de 500 gramos, con una cámara con objetivo de ojo de pez integrada, que se estabiliza digitalmente en un marco de 3 ejes y graba vídeos Full HD. Las imágenes se transmiten en directo en la pantalla del dispositivo y el piloto puede modificar de forma digital el ángulo de la cámara en 180º con solo deslizar un dedo por la pantalla. Parte del contenido multimedia será subido a la nube y otra parte será almacenada en tarjetas de memoria, memorias USB y discos SSD.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO