COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los coches conectados ofrecen varias herramientas prácticas como la navegación, la asistencia remota en carretera y las zonas WiFi móvil. Según Gartner, en 2020 habrá más de 220 millones de coches conectados en las carreteras. Si bien las nuevas tecnologías prometen mejorar la experiencia de conducción, estos avances también representan nuevas formas de ataque para los hackers, lo que podría estar poniendo en peligro tanto a los conductores como a los pasajeros.

Las principales características de la herramienta incluyen:

  • Capacidad de aprendizaje de la conducta del vehículo de una forma más profunda y precisa, que proporciona a los fabricantes visibilidad sobre ataques nunca antes vistos.
  • Priorización automática de incidentes según los índices de peligrosidad y riesgo percibidos.
  • Detección automática de anomalías sin obligar a los fabricantes a establecer reglas o a crear políticas.
  • Uso mínimo de la memoria y de la energía de la CPU con una solución de análisis diseñada desde cero pensando en los coches.

La plataforma emplea tecnologías avanzadas de aprendizaje automático que proporcionan análisis de seguridad pasivos en el propio vehículo; estos monitorizan todo el tráfico en el bus del CAN (área del controlador o Controller Area Network en inglés) sin interrumpir las operaciones del vehículo, averiguan cuáles son las conductas normales y alertan sobre las actividades anómalas que podrían indicar un ataque. La solución es compatible con prácticamente todas las marcas y modelos de coches.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO