Larry Fink
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Larry Fink es mundialmente conocido por su conocimiento bursátil. Estudioso de todos los mercados, los sectores de la economía, la geopolítica y sus movimientos, este financista nacido en Los Ángeles, Estados Unidos, en 1952 es una referencia obligada en momentos de turbulencia además de ser el CEO de Blackrock, la mayor empresa de gestión de fondos del planeta.

El coronavirus COVID-19 sorprendió por igual a las grandes potencias como a las pequeñas economías en desarrollo. “En mis 44 años en el sector, nunca había experimentado algo así. El brote ha afectado a los mercados financieros con una rapidez y ferocidad que normalmente solo se ven en una crisis financiera clásica”, comienza su carta este gurú.

En su carta “El estado de los mercados globales”, Fink enumera diferentes puntos que según él cambiará el escenario actual:

  • Esto no es una crisis financiera. La dependencia de los bancos centrales para moderar el problema solo puede lograr resultados limitados.
  • Estamos viendo que los bancos centrales se vuelven muy agresivos, asumiendo la responsabilidad de estabilizar los mercados, haciendo un buen trabajo de proporcionar liquidez, a diferencia de 2008, que empeoró cada vez más debido a la crisis de liquidez.
  • Mucho apalancamiento en el sistema: apalancamiento personal y fondos de cobertura. Estamos viendo grandes cantidades de liquidación, especialmente entre los fondos de cobertura, lo que está causando una gran tensión en los mercados.
  • Pero nuevamente, esto no es una crisis financiera. Es por eso que cuando Fed anuncia programas ambiciosos, los mercados continúan cayendo. Esta es una crisis de confianza.
  • Necesitamos determinar cuánta política fiscal necesitamos, que en última instancia es una función de la curva de la enfermedad.
  • Si llega a su punto máximo en los Estados Unidos a fines de abril, lo que muchos científicos sugieren, nos quedan entre 5 y 6 semanas, y luego otros 5-6 de observación de infecciones que irán disminuyendo. En total, eso sugeriría un problema de 3-4 meses.
  • Si miramos a China como un barómetro, fueron capaces de mitigar la pandemia al cerrar su economía con bastante severidad, y les tomó cerca de 10 semanas recuperarse.
  • Es mucho más difícil cerrar completamente las economías democráticas frente a las autocracias. Es por eso que creo que los Estados Unidos demorarán 3-4 meses en detener las tasas de infección.
  • Si esto es cierto, ¿cómo nos aseguramos de que los estadounidenses tengan dinero para vivir, las pequeñas empresas puedan sobrevivir, etc.? Aquí es donde entra en juego la política fiscal.
  • Lo más importante: respire profundamente, tenga una perspectiva a largo plazo.

La prioridad de las compañías:

  • Todas las empresas están buscando garantizar tener suficiente liquidez y que los empleados sean atendidos y se sientan cómodos. Las compañías con visión saben que los empleados son lo primero.
  • Hay algunas compañías que se están beneficiando de esta calamidad (Kroger’s, P&G, Amazon, Netflix, etc.). Muchos sectores de la economía están viendo una demanda abrumadoramente mayor, pero el impacto en las pequeñas empresas es devastador.
  • Mis conversaciones en China: las fábricas pasaron de una producción cerrada a un 80% nuevamente. Las empresas estadounidenses deben centrarse en la preservación durante los próximos 8, 12 y 20 semanas.
  • Estamos ayudando a muchas industrias (seguros, clientes de pensiones) a navegar por la incertidumbre, aprovechar la adición de riesgos, grandes oportunidades, rendimientos + dividendos con los que soñaste hace solo unas semanas.
  • Estamos viendo una gran oportunidad para ingresar a los mercados, no del todo hoy, pero recomendamos sistemáticamente que los clientes asuman riesgos.

Impactos a largo plazo / cambios de comportamiento:

  • Una cosa que es justo decir: no veo cómo podrían volver los cines, creo que vamos a ver una presión real sobre los bienes raíces comerciales.
  • Cada vez más empresas descubren que el teletrabajo es una forma de trabajo funcional
  • Todavía creo en la congregación: los grupos de excelencia son importantes. Todavía creo que hablar alrededor del dispenser de agua crea ideas más geniales.
  • Podemos ver cambios de comportamiento a largo plazo. Más personas pueden cocinar en casa (malo para los servicios de entrega, tal vez ideal para tiendas de comestibles).
  • Es necesario pensar en estos cambios de comportamiento como inversores.
  • No hay duda: esto va a dejar un impacto en cada ser humano, en general creará un poco más de miedo.
  • Esperemos que las personas se den cuenta de que necesitan ahorrar más dinero e invertir a largo plazo. Este podría ser un gran resultado. Una red de seguridad personal es imprescindible.

Globalización, desafíos, beneficios, cambio de actitudes:

  • Algunas personas piensan que la globalización creó el virus. En mi conversación con los CEO, sus actitudes no han cambiado.
  • La globalización ha levantado a más seres humanos en un período de tiempo más corto que cualquier cosa que pudiéramos imaginar, esto no cambiará. La tendencia hacia la globalización no va a desaparecer
  • Creo que habrá grandes oportunidades para invertir nuevamente en el extranjero. Estados Unidos está en una excelente posición durante los próximos 10 años.
  • Esta pandemia obligará a más y más empresas a pensar cómo pueden estar más conectadas en todas las sociedades en las que trabajan.
  • Sostenibilidad: con la pandemia y los precios del petróleo + la economía donde se encuentran, todo el tema de la sostenibilidad se ha vuelto secundario. Creo que cuando estemos detrás de esta crisis, y volvamos a la normalidad, y si miramos las tasas de mortalidad y la causa y efecto, veremos evidencia de que las tasas de mortalidad fueron más altas en áreas con más contaminación. Hasta entonces, la sostenibilidad será secundaria a la pandemia.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO