Juan Gnius, director de TyN Media Group
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Juan Gnius, Editor Especializado Economía Digital, TyN Magazine

Al igual que muchas otras, la industria automotriz trata de encontrar su espacio dentro del maremágnum digital. Autos conectados, de conducción asistida y autónoma, eléctricos, compartidos, son todos caminos que conforman un laberinto para la definición de nuevos modelos de negocio. La industria automotriz vive una transición entre las tendencias evolutivas, revolucionarias y disruptivas que necesitan ser administradas al mismo tiempo.

El avance de las comunicaciones forzó a un cambio en las necesidades de los consumidores. Y con ello a una revolución en la industria automotriz que necesita de aliados tecnológicos para ubicarse en un nuevo ecosistema. El juego de alianzas ya comenzó. Y los ingresos deberán compartirse.

La conectividad Bluetooth para hablar por teléfono mientras se conduce fue solo un comienzo que, a la luz de los avances tecnológicos, parece muy añoso. La conectividad permite transformar al automóvil en un centro de entretenimiento, personalizado para cada uno de los ocupantes del vehículo. Por ejemplo, General Motors e IBM se unieron en OnStar Go, la primera plataforma cognitiva móvil de la industria automotriz. La herramienta facilitará a millones de conductores de autos GM conectar e interactuar con sus marcas favoritas. La plataforma entregará contenido personalizado en un tablero digital; entre las marcas que se sumaron a la iniciativa se encuentran ExxonMobil,  y Mastercard, entre otras.

El ejemplo señalado indica la confluencia de varias industrias: automotriz, tecnológica, de comunicaciones, sazonada con el marketing. El fin último ya no es ofrecer solo transporte, sino servicios a partir de la conectividad y la computación cognitiva. De datos, en última instancia. Es, en definitiva, la creación de un nuevo ecosistema de negocios.

Una reciente pesquisa global de KPMG a 1.000 ejecutivos de la industria automotriz indica que el 76% de los encuestados considera que un automóvil conectado genera más flujos de ingresos que 10 coches convencionales. Las expectativas para los ingresos basados en datos son tan grandes que el 71% dice que la medición de la cuota de mercado de los fabricantes basada en las unidades vendidas deberá repensarse a la brevedad.

La encuesta señala que el 80% de los ejecutivos coinciden en que los datos serán el combustible para futuros modelos de negocio, y el 83% cree que ganará dinero con esos datos. Con el fin de crear valor y por lo tanto monetizar los datos, el 82% de los ejecutivos se mostró de acuerdo en que un coche necesita su propio ecosistema / sistema operativo (OS), ya que de lo contrario los datos valiosos serán aprovechados por terceros. En este caso, muchos flujos de ingresos se perderían.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY