COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La iniciativa de las instituciones financieras de volverse más “impulsadas por la experiencia” está abriendo la puerta a la competencia potencial de gigantes tecnológicos mundiales, según un informe publicado por el Foro Económico Mundial.

Según el informe, Beyond Fintech: Una evaluación pragmática del potencial perturbador en los servicios financieros, el desafío para los bancos y las aseguradoras se reduce a las grandes empresas tecnológicas que vacian la propuesta de valor de estas instituciones mediante la realización de funciones más básicas, Se inclinan cada vez más sobre ellos para competir.

Otro hallazgo del informe, que tiene como objetivo examinar el impacto de la innovación en el ecosistema financiero, es que las empresas emergentes de fintech, al mismo tiempo que logran el éxito en términos de cambiar la base de la competencia, han tenido menos impacto de lo esperado en interrumpir el panorama competitivo.

“La asociación entre los bancos y las grandes empresas tecnológicas no se convierte en una alternativa recíproca”, dijo Jesse McWaters, autor principal del estudio, y Jefe de Proyecto de Innovación Disruptiva en Servicios Financieros en el Foro Económico Mundial. “Las instituciones financieras confían cada vez más en las empresas de tecnología para sus capacidades más sensibles desde el punto de vista estratégico, pero sólo pueden ofrecer hasta ahora su negocio en marcha”.

El informe se basa en entrevistas y talleres con cientos de expertos financieros y tecnológicos. Destaca la computación en nube, la inteligencia artificial orientada al cliente y la analítica de clientes de “grandes datos” como tres capacidades que se están convirtiendo en críticas para la diferenciación competitiva de las instituciones financieras. Los tres son dominios donde gigantes de la tecnología como Amazon, Google y Facebook tienen una experiencia mucho más profunda que sus homólogos de servicios financieros y donde los efectos de escala harán que sea difícil para las instituciones financieras ponerse al día. Como resultado, muchos bancos y aseguradoras están recurriendo a las empresas de tecnología para proporcionar estas funciones básicas.

Ejemplos incluyen:

  • Amazon Web Services (AWS), que presta servicios a docenas de compañías financieras, incluyendo Aon, Capital One, Carlyle, Nasdaq, Pacific Life y Stripe
  • La aplicación Facebook de Banco Bradesco en Brasil, que permite a los clientes realizar operaciones bancarias cotidianas desde Facebook, basándose en el análisis de datos de clientes de la red social dirigido a los usuarios
  • Capital One y la solución “Alexa” de Liberty Mutual (un asistente personal activado por voz), que permite a los clientes verificar saldos, pagar facturas y controlar el gasto a través de estos dispositivos

Si bien estas asociaciones pueden acelerar la innovación, el informe señala que también representan un riesgo si los grandes operadores tecnológicos optan por ingresar a los servicios financieros en competencia directa con los bancos minoristas y las aseguradoras.

“Los gigantes de la tecnología podrían escoger sus puntos de entrada en los servicios financieros; Maximizando sus fortalezas como conjuntos de datos ricos y marcas fuertes, aprovechando la dependencia de las instituciones incumbentes de ellas “, dijo McWaters. Como resultado, las instituciones financieras probablemente necesitarán recorrer una línea desafiante entre capitalizar los servicios de los grandes actores de la tecnología y convertirse en dependientes de ellos.

Para los clientes, la entrada de grandes empresas tecnológicas en servicios financieros podría significar confiar tanto sus datos financieros como no financieros a la misma empresa. Para los responsables de la formulación de políticas plantearía serias dudas sobre la mejor manera de evitar comportamientos anticompetitivos y el uso inadecuado de datos personales en la toma de decisiones.

Los hallazgos sugieren un alejamiento de un enfoque en la potencial amenaza competitiva de la creación de empresas de servicios financieros de alta tecnología, generalmente llamadas “fintechs”. Muchas investigaciones, incluido el informe del Foro Económico Mundial de 2015 sobre El futuro de los servicios financieros, sugirieron que los “nichos” podrían terminar con una alteración más amplia del sistema financiero. Pero, si bien han influido profundamente en la dirección de la innovación en la industria, existen dudas crecientes sobre su capacidad para desafiar directamente a las instituciones financieras establecidas.

“Fintechs ha cambiado la base de la competencia en los servicios financieros, pero no el panorama competitivo”, dijo Rob Galaski, Socio, Líder Regional de Américas FSI, Deloitte Canadá, y coautor del informe. “Ahora Fintechs define el ritmo y la dirección de la innovación en los servicios financieros, pero los altos costos de cambio de clientes y la rápida respuesta de los operadores históricos han desafiado su capacidad de escala”.

Los Robo-advisers, que proporcionan asesoramiento automatizado sobre inversiones a clientes con tarifas bajas, proporcionan un ejemplo instructivo de los operadores históricos que responden a fintech. Los innovadores tempranos como Betterment y Wealthfront han mostrado un crecimiento significativo, con activos bajo administración de $ 6,7 mil millones y $ 4,4 mil millones, respectivamente, a finales de 2016. Sin embargo, han sido empequeñecidos por los titulares que han creado sus propias ofertas de robo-asesoramiento, La plataforma Vanguard Advisor, que tenía $ 47 mil millones en activos bajo administración a fines de 2016.

“La capacidad de ser un seguidor rápido ha demostrado ser más importante que ser la primera para las grandes instituciones financieras”, dijo Galaski. “Los titulares agiles han utilizado el ecosistema de fintech como un supermercado para las capacidades, lo que hace que la capacidad de nutrir y formar rápidamente asociaciones sea un ingrediente crítico para el éxito competitivo de los bancos”.

Otra de las conclusiones del informe señala la aparición de distintos sistemas financieros en China, Europa y los Estados Unidos, lo que suscita preocupación por la coordinación reguladora internacional. El informe observa que, en China, grandes empresas de tecnología como Ant Financial (una filial de Alibaba) y Tencent (la matriz de WeChat) han surgido como proveedores líderes de una gama de servicios financieros – una salida sorprendente de los bancos tradicionales liderados por bancos Modelo dominante en los Estados Unidos. Mientras tanto, en Europa, se espera que la próxima promulgación de la Segunda Directiva de Servicios de Pagos (más comúnmente denominada PSDII) abra los datos de los clientes de los bancos, creando un entorno de competencia más activa entre los titulares y los nuevos operadores.

“La tecnología no está impulsando una convergencia global en la experiencia del cliente, sino que la demanda divergente de los clientes y las prioridades reguladoras están creando ecosistemas financieros claramente regionalizados”, dijo Bob Contri, director de Deloitte Consulting LLP (EE.UU.); Líder mundial de la industria de servicios financieros de Deloitte, y asesor del informe. “Esto podría plantear un serio desafío a la coordinación regulatoria, ya que los reguladores luchan por entender el impacto dispar de las regulaciones globales en cada región”. (Fuente: WEF)

 

 

 

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO