COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si la oferta pública de acciones de WeWork sale adelante -pese a los intentos de su mayor inversor, SofBank, por cancelarla- ayudará a decidir quién gana este año la dura batalla entre las bolsas rivales de Nueva York. Y si no sale adelante, la Bolsa de Nueva York y Nasdaq batallarán incluso con más fuerza porlos beneficios de las empresas cotizadas.

Ambos mercados bursátiles han mantenido ya un intenso enfrentamiento por compañías como Uber, Lyft, Levi Strauss y Tradeweb, en lo que va camino de ser el mayor año para las salidas a Bolsa en media década.

WeWork habría optado por el Nasdaq en su esperada OPV, según ‘The Wall Street Journal’

De momento, es Nasdaq la que lidera las OPV, aunque por los pelos, con 23.300 millones de dólares en 105 operaciones, según información de Dealogic, por delante de los 22.800 millones de dólares de NYSE con 36 OPV. Si mantiene este liderazgo el resto del año, como hará después de que WeWork la eligiera el pasado viernes para hacer su debut bursátil, según The Wall Street Journal, esto marcaría el regreso de la Bolsa con sede en Times Square, que ha ido perdiendo fuerza frente a su rival desde 2013.

La rivalidad es ahora “más competitiva”, afirma Richard Repetto, director y analista del banco de inversión Sandler O’Neill. “Las Bolsas son ahora más creativas en cuanto a lo que ofrecen para persuadir a las empresas de que saquen sus acciones”.

Ambos grupos tienden a acercarse directamente a las compañías, esquivando a los banqueros de inversión que asesoran sobre otros elementos de una salida a Bolsa, como el abanico de precios de las acciones. Un paquete tipo para una OPV incluye anuncios en vallas publicitarias y televisión, eventos coreografiados y televisados y acceso a las oficinas y espacios de conferencias en las sedes de las bolsas.

Tanto a NYSE como a Nasdaq les gusta presumir de la calidad de sus infraestructuras, pero esto casi nunca influye en la decisión de una compañía, afirman los banqueros. “El proceso para atraer empresas lleva meses, incluso años”, afirma John Tuttle, vicepresidente y director comercial de NYSE, que a menudo se queda con las mayores operaciones, mientras que Nasdaq, que tiene tarifas más bajas, consigue más volumen.

Competencia

“Siempre ha habido un espíritu competitivo por atraer nuevas empresas”. Tuttle ha sido fundamental para atraer a Uber a NYSE. El gigante de los coches con conductor recaudó 8.000 millones de dólares en su debut en mayo, la mayor OPV de este año. Para NYSE, el acuerdo fue el resultado de un cambio en las normas de cotización de la Bolsa que, hasta 2009, vetaba a las compañías que operaban con pérdidas, excepto a las tecnológicas que recaudaban capital para crecer.

NYSE cambió las normas de cotización para atraer a compañías en pérdidas como Uber

El cambio acabó con el abismo que durante décadas las había separado. Nasdaq atrajo no sólo a Microsoft sino a Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google, que cotiza como Alphabet. Netflix aparte, estas cinco empresas han crecido hasta convertirse en las mayores del índice S&P 500, con un valor combinado de 3,5 billones de dólares.

Jeff Thomas, de Nasdaq, afirma que “cada operación es competitiva”. Pero el retraso de Nasdaq en sacar a cotización las acciones de Facebook en 2012, debido a un fallo técnico, dio ventaja en esta batalla a NYSE.

El nuevo campo de enfrentamiento está en la biotecnología. Compañías como BridgeBio Pharma y Adaptive Biotechnologies han recaudado cientos de millones de dólares en Nasdaq este año, en parte atraídos por el índice biotecnológico de la Bolsa. Nasdaq ha conseguido un 96% de cotizaciones biotecnológicas desde 1995, según Dealogic.

Ofensiva de NYSE

Un dominio que NYSE está dispuesta a debilitar. En mayo, ofrecerá algunas chucherías para atraer a los negocios que tengan unos ingresos anuales inferiores a 5 millones de dólares y capitalizaciones bursátiles menores a 200 millones de dólares, reduciendo las comisiones un 75% e imponiendo un límite de 100.000 dólares sobre las tarifas durante tres años.

Estos parámetros tienden a incluir a las biotecnológicas en fase de desarrollo con apenas ingresos. Empresas como Livongo, una start up de salud digital que empezó a cotizar en Nasdaq en julio, son el tipo de grupos en el objetivo de NYSE. La firma con sede en Chicago se alineó con Nasdaq por un generoso paquete de anuncios en Times Square, acceso al espacio de eventos de la Bolsa y su paquete de servicios de relaciones con el inversor.

Doug Adams, codirector de mercados de capital para Citigroup en América, afirma que “las empresas son cada vez más sofisticadas a la hora de evaluar el servicio de sus proveedores y, en muchos sentidos, las Bolsas son otro proveedor de servicios”.

Entre otros objetivos está Airbnb que saldrá a Bolsa este año y Palantir, el gigante de los datos, que está a la espera. Saudi Aramco, considerada como una oportunidad exterior de vender acciones en EEUU, también podría recaudar la cifra prevista de 100.000 millones de dólares, la suma más alta recaudada en una OPV. La batalla entre ambos debería intensificarse, según un ex ejecutivo de NYSE.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO