COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los deportistas se encuentran inmersos en el entorno digital como portavoces de grandes empresas y personalidades de gran relevancia pública. Ante este panorama el mundo del deporte actualmente afronta un nuevo terreno de juego: el de la ciberseguridad, donde las empresas especializadas cada vez cuentan con más entidades deportivas entre sus clientes. Pero en el mundo hiperconectado, no se debe pasar por alto la necesidad de extremar las precauciones en materia de ciberseguridad. Y es que en el caso de eventos deportivos la digitalización afecta a todos los ámbitos: visitantes, deportistas y, por supuesto, toda la infraestructura, tanto física como logística o de gestión.

Para el caso del mundo del fútbol, las grandes estrellas del balón no están exentos de los riesgos cibernéticos que afrontan la mayoría de las empresas, a lo que se añade la protección de sus activos digitales (escudo, presencia en redes sociales y equipación) y el riesgo de la suplantación digital en las redes de sus jugadores. Entre los riesgos de tipo empresarial están los ataques de “phishing” o suplantación de identidad, los de denegación de servicios en sus webs y plataformas de venta de entradas, o ataques dirigidos a extraer información confidencial, especialmente en el caso de los grandes clubes, los más desarrollados tecnológicamente.

¿Pero, cómo las nuevas tecnologías son aliado imprescindible en la gestión futura del deporte?

En el mundo de los deportes, los equipos y los atletas siempre deben estar un paso por delante de sus competidores. Es por eso que la información necesita ser protegida. “Imagine, por ejemplo, atletas que registran su entrenamiento y orientación de su entrenador. Aunque estos datos están dentro de los dispositivos de los atletas, no están exentos de sufrir un ataque de phishing promovido por un pirata informático y ser compartido con sus competidores. Este tipo de ataque no es ético, pero sucede”, afirmó Avesta Hojjati, Director de Investigación y Desarrollo de DigiCert.

IoT es un gran aliado de los atletas. A través de dispositivos portátiles, por ejemplo, un atleta puede medir la velocidad de su patada, la capacidad de su disparo en una carrera o su rendimiento durante una carrera. Sin embargo, esta información siempre debe estar protegida ya que poder ser un riesgo a nivel competitivo.

Blockchain, el aliado estratégico

Blockchain garantiza un alto grado de confidencialidad y fiabilidad en el almacenamiento de datos, debido a su trazabilidad y transparencia. Por ejemplo, sin Blockchain cuando se hace una prueba antidopaje con un médico, el atleta no tiene garantía de que alguien pueda ingresar al sistema y cambiar los datos. “Con Blockchain esta invasión ya es más difícil, pero si sucede es posible rastrear y descubrir cuándo se modificaron los datos. Sin mencionar que con Blockchain, toda la información en un sistema solo se puede modificar con autorización, otro factor que dificulta el cambio de datos”, agregó Hojjati.

En concreto, con Blockchain, tecnología llamada la cuarta revolución industrial, comparable a la llegada de Internet, se puede llegar a saber si el fair-play se ha garantizado en una competición por parte de los organizadores. También clasificaría si los procedimientos en materia de lucha contra el dopaje o las apuestas ilegales han sido eficaces en la competición deportiva.

“Las empresas deportivas tienen una oportunidad enorme para usar estas nuevas tecnologías como el blockchain, que van a aportar un valor añadido a todo el sector”, concluyó Hojjati.

Uso de datos masivos y ciberseguridad

El negocio alrededor del deporte, al igual que otros, genera una cantidad inmensa de datos alrededor de sus transacciones que necesitan, primero, ser explorados y, a continuación, ser explotados. Conocer los datos es la primera tarea; después es necesario analizarlos a través de técnicas concretas. Esa es una decisión de negocio que las empresas deportivas también van a tener que tomar para gestionar con más productividad y mejorar sus resultados. Finalmente es importante señalar que La ciberseguridad en el deporte no es sólo una cuestión de tecnología, el factor humano seguirá jugando un papel esencial; de ahí que la formación y el conocimiento de todas las personas que forman parte de una organización sean vitales para el éxito en sus proyectos de digitalización.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO