COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las criptomonedas son solo la punta del iceberg, lo más visible de ese mundo. Debajo está la tecnología blockchain, una especie de libro de contabilidad que da credibilidad y confianza a las transacciones y que las startups están aprovechando.

En un futuro, esta tecnología eliminaría a intermediarios financieros, dijo en entrevista con Bloomberg Businessweek Alberto Azpúrua, CEO de Bricks, una empresa que promueve inversiones en inmuebles comerciales en Estados Unidos.

El blockchain apuesta por la descentralización, por lo que los brokers, las casas de bolsa y los intermediarios financieros no serían necesarios en el futuro para realizar una transacción y además, es más económico e incluyente, añadió.

“Un ejemplo de ello en México, y que ya no tendría sentido de ser, es la custodia de valores a través del Indeval, porque tú puedes lograr el mismo objetivo y de forma más económica a través de la cadena de bloques”, dijo.

Por ejemplo, las fibras no pueden invertir fuera de México porque la legislación no lo permite. Lo que hizo Brickspool, la criptomoneda de Bricks, fue que a través de la emisión de un fondo restringido en Europa y la creación de un token bajo la tecnología de Ethereum, otra criptomoneda, ha obtenido dinero de inversionistas para la compra de inmuebles en Estados Unidos. “Todo aquel que compre Brickspool sabe que el dinero se utilizará para invertir en bienes inmuebles”, insistió Azpúrua.

Rodrigo Domenzain, CEO de Amar Hidroponia, también aprovecha el momento con agrocoin, su propia criptomoneda. Su meta, dice, es democratizar las inversiones a su modelo de negocio, dándole acceso a todo tamaño de capitales.

Su empresa se dedica al cultivo hidropónico de chiles habaneros en el sureste del país, los cuales son exportados principalmente a Estados Unidos. Con la moneda, los inversionistas pueden acceder a una fracción de las hectáreas que tiene disponibles en lugar de adquirir una completa, cuyo costo supera los tres millones de pesos.

Además, detrás de la empresa está una SAPI (Sociedad Anónima Promotora de inversión), lo que da mayor legalidad al proyecto, según Domenzain.

“Queremos próximamente funcionar como una incubadora de agronegocios a través de esta tecnología, y que se deje de satanizar a la criptomoneda, porque en este proyecto hay bienes reales, plantas de cultivo, proyecciones de ventas, bodegas, hectáreas, inversionistas de otras regiones y demás bienes tangibles”, afirmó el empresario.

Pablo Arteaga, director de agrocoin, dijo que un accionista de su moneda recibirá rendimientos por medio del pago de dividendos y es un inversionista con objetivos de mediano y largo plazo que buscan estabilidad y participar en las cadenas de valor de los negocios en los que están activos.

Los líderes de Brickspool y de Amar Hidroponia coincidieron en que el objetivo de sus monedas no es especular sobre el precio de la misma, pues cuentan con el sustento de un bien tangible respaldado por un valor de los bienes y con rendimientos obtenidos por el reparto de utilidades, y que además se va poder replicar a otro tipo de negocios.

La inversión en este tipo de monedas respaldadas por bienes tangibles permitiría disminuir la volatilidad que prevalece en los portafolios de criptomonedas.

Por último, destacan la flexibilidad, pues las emisiones de vehículos de capital se realizan por cantidades menores a lo exigido por los intermediarios tradicionales, lo que representa una alternativa para el pequeño emisor y para el pequeño inversionista.

Bolsas, a la caza de empresas
Luis René Ramón, director de planeación financiera y relación con inversionistas del Grupo bolsa Mexicana de Valores, quiere aprovechar las oportunidades que traen consigo las criptomonedas.

“Se está analizando la tecnología del blockchain para la parte de post trade y el impacto que ya tiene o tendría en el mercado, sabemos que varias bolsas están revisando el tema y nosotros estamos investigando, hemos tenido contacto con distintos proveedores como Fabric, R3, Digital Assets, entre otros; sin embargo, en la parte de criptomonedas estamos más cuidadosos, porque empresas que han anunciado que utilizarán las criptos han tenido un boom en sus acciones, como es el caso de Kodak, pero esto no es sostenible”, señala.

“Es futurista, el uso de estas tecnologías en el mercado sí va para allá pero tardará en implementarse. Concuerdo con que el blockchain podría sustituir algunas funciones, pero hay que revisar de qué forma porque son muchos procesos los involucrados en el resguardo de valores”.

Al respecto, Rodrigo Velasco, director de operaciones de BIVA, la nueva bolsa de valores de México, comentó que su prioridad está en ser incluyentes en el acceso al financiamiento bursátil para las empresas, pues afirma que está subutilizado en México.

Las empresas creen que es una fuente de financiamiento solo para grandes empresas, pero no. Los niveles de entrada al financiamiento se desconocen, pero por ejemplo, una emisión de capital requiere de 72 millones de pesos de capital contable, y en México muchos cumplen con los parámetros.

“Las generaciones están cambiando muy rápido a nivel directivo, y se entiende el beneficio de la diversificación y el financiamiento”, señaló. “Esto, sumado a la regulación en el lado bursátil. El financiamiento de deuda y de capitales tiene mucho porvenir”.

Velasco coincide en que el blockchain puede funcionar entre otras cosas para la liquidación y resguardo de valores. “Creo que es una tecnología que viene apoyar a las bolsas, y quizá será muy utilizada, ya se hacen pruebas en otras regiones”, puntualizó.

Fuentes: El Financiero México/FinGuru

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO