COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Consejo de Cable & Wireless Communications (CWC) anunció que llegó a un acuerdo para recomendar la venta de las acciones emitidas y que se emitirán a Liberty Global. La transacción de los títulos está valorada en US$ 5.300 millones. A su vez, el comprador asumirá la deuda de CWC, de unos US$ 2.700 millones; así, la operación total ronda los US$ 8.000 millones.

La operación, adelantada por TyN Magazine, está sujeta a la aprobación de los accionistas de ambas empresas y acuerdos regulatorios. Una vez concluida -se estima para el segundo trimestre de 2016- las actuales operaciones de CWC formarán parte de Liberty Latin America & Caribbean Group (LiLAC Group), que en la actualidad engloba los negocios de Liberty Puerto Rico y VTR en Chile.

Fries Mike, CEO de Liberty Global, comentó: “La adquisición de Cable & Wireless representa un momento decisivo para nuestra plataforma LiLAC, ya que añadirá una escala significativa y profundidad de gestión de las operaciones en América Latina y el Caribe. Al finalizar la transacción, contaremos con diez millones de suscriptores de video, datos, voz y móviles, con posiciones de liderazgo en múltiples mercados”.

Los resultados semestrales de CWC al 30 de septiembre mostraron ingresos por US$ 1.179 millones, con una base de usuarios móviles de 4,1 millones; 635.000 abonados a banda ancha, 465.000 clientes de TV paga y 1,13 millones de líneas de telefonía fija. En el Caribe, CWC lleva adelante su Proyecto Marlin de actualización tecnológica, que para los móviles incluye actualizaciones a HSPA+, como estándar mínimo para sus operaciones, y 4G LTE.

Por su parte, las operaciones en la región de Liberty Global (Chile y Puerto Rico) mostraron al 30 de septiembre un total de 3,5 millones de clientes, con una red que pasaba por 4,1 millones de hogares. Desglosados, 1,3 millones de clientes contrataban video, otro 1,3 millones de abonados suscribieron servicios de banda ancha y 900.000 contaban con telefonía fija.

Repercusiones de la compra

El fuerte de Liberty Global es el negocio de la TV por cable y la banda ancha; no así los servicios móviles. En Chile, VTR había lanzado una operación reducida sobre redes propias, que finalmente mutó a una operación virtual (MVNO) sobre las redes de Movistar. A partir de la compra de CWC, se hace de negocios en 14 mercados del Caribe y en Panamá.

La compra que hizo CWC de Columbus (Flow) por US$ 1.850 millones, concluida a fin del año pasado, reforzó la presencia del operador en el segmento de servicios fijos en el Caribe y algunos mercados de Latinoamérica –orientado al segmento corporativo– además de un negocio importante de cables submarinos que une la Cuenca del Caribe con el continente. Ese fue el principal atractivo para Liberty Global.

A partir del ingreso masivo al mercado móvil caribeño, Liberty podría ampliar su presencia en este segmento en mercados como Puerto Rico, con el fin de homogeneizar una oferta de servicios. Allí, el apuntado para una posible compra sería Open Mobile.

Digicel, con mayores problemas

Digicel es un operador con foco en servicios móviles que durante los últimos años ha ampliado su presencia en el segmento de TV paga. CWC es su gran contrincante. La llegada de Liberty Global a tierras caribeñas pone en aprietos a Digicel en varios sentidos. En primer lugar, la escala de Liberty en el negocio de TV por suscripción implica un competidor más duro que CWC o Flow.

A su vez, las salidas de conectividad internacional –claves en mercados como el Caribe– siempre fueron un punto débil para Digicel, quien se opuso firmemente, aunque sin resultados, a la compra de Columbus por CWC. Uno de los argumentos era, justamente, la creación de un cuasi monopolio en los sistemas de cables submarinos. Ahora, esos mismos tendidos subacuáticos pasan a manos de Liberty Global.

En septiembre de este año, Digicel esperaba recaudar entre US$ 1.500 millones y US$ 2.000 millones mediante una oferta inicial pública de acciones (IPO). Un mes después, la compañía desechó esos planes por las condiciones financieras y bursátiles adversas, en particular en los mercados emergentes.

El interrogante de Panamá

CWC es socio del Estado en Cable & Wireless Panamá. En el mercado centroamericano, el operador ofrece servicios fijos, de Internet, TV paga y móviles. Sin embargo, los números de la operación se deterioraron en los últimos tiempos. El dinero que ha recibido el Estado de Panamá como socio de Cable & Wireless (49%) ha ido en caída.

Según cifras oficiales, en 2009 entregó US$ 71,1 millones, en 2010 US$ 68,9 millones y en 2011, US$ 72,7 millones. Sin embargo, desde 2012 la baja ha sido notoria: ese año el Estado recibió US$ 44,4 millones, al siguiente US$ 44,4 millones y en 2014, US$ 48,3 millones. Entre enero y julio del presente año, el Estado ha recibido US$ 6,2 millones, aunque en el presupuesto anual se consignaron US$ 47 millones. Y las proyecciones indican una baja del 4% para 2016. Esta situación habría llevado al gobierno panameño a evaluar la venta de su participación en el operador.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO