COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los avances en la inteligencia artificial y la robótica buscan impactos positivos en la sociedad, principalmente enfocados a la mejora de la productividad y al incremento de la calidad de vida, pero también pueden tener un uso más oscuro: el desarrollo de armas autónomas cada vez más potentes. Los robots asesinosestán a la vuelta de la esquina y podrían elevar las guerras “a una escala nunca vista” con consecuencias imprevisibles si no se les pone freno.

Así lo ha advertido un grupo de 116 expertos en inteligencia artificial liderados por el fundador de Tesla, Elon Musk, en una carta remitida a Naciones Unidas, en la que hablan de una “tercera revolución de la guerra” después de la pólvora y las armas nucleares. Piden al organismo que incluya a estas ‘máquinas’ dentro de la lista de armas prohibidas.

“Las armas letales autónomas amenazan con convertirse en la tercera revolución bélica. Una vez desarrolladas, permitirán que los conflictos armados se libren a una escala nunca vista, en escalas temporales más rápidas de lo que los humanos podemos percibir”, alerta la misiva, firmada también por Mustafa Suleyman, cofundador de la compañía de inteligencia artificial DeepMind, propiedad de Google, y una eminencia en la materia.

“Pueden ser armas para el terror, armas que déspotas y terroristas empleen contra poblaciones inocentes, y armas ‘hackeadas’ para comportarse de manera no deseada”, añaden para dejar claro el elevado peligro que suponen los robots asesinos para toda la sociedad. Temen además que el uso de armas que operan por sí solas rebaje el umbral para la decisión de iniciar conflictos bélicos, aumentando finalmente las pérdidas humanas.

La película de James Cameron protagonizada por Arnold Schwartzenegger muestra la ciudad de Los Ángeles en 2029, pero la llegada de los ‘terminators’ podría producirse antes incluso de lo que espculaba la ciencia ficción. Los expertos estiman que el despliegue de armas autónomas es factible en años, en lugar de décadas, como se creía: “No tenemos mucho tiempo. Una vez que abramos esta caja de Pandora, será muy difícil cerrarla”.

El mes pasado, el fabricante de armas ruso Kalashnikovpresentaba sus nuevos vehículos y aparatos de guerra “completamente autónomos” y capaces de “identificar objetivos y tomar decisiones”. Ya en 2008, la surcoreana Samsung diseñó su Centinela SGR-A1, la primera de su tipo con un sistema autónomo capaz de realizar vigilancia, reconocimiento de voz, seguimiento y disparo con ametralladora montada o lanzagranadas, recoge The Guardian.

La carta se ha hecho pública durante la apertura del Congreso Internacional de Inteligencia Artificial (IJCAI, por sus siglas en inglés), que arrancó este lunes en Melbourne (Australia), antes de la reunión que mantendrá el próximo viernes la ONU para debatir sobre los peligros de las armas autónomas.

Fuente: El Boletin 25

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY