COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hoy en día más de la mitad de la población mundial tiene menos de 30 años, así y todo todavía los gobiernos los siguen dejando de lado, aunque ya ocupen gran parte de los padrones electorales.
Cerca de 25 000 personas de entre 18 y 35 años de edad de 186 países y territorios participaron en la Encuesta Anual de Global Shapers 2017. Esta reveló que el 55,9 % de los encuestados cree que sus opiniones no se tienen en cuenta al tomar decisiones importantes.

Sus voces se harán oír a partir que sean ellos los que ocupen mayores porcentajes de empleos, que comiencen a generar mayores ingresos económicos y sean quienes muevan el nuevo mundo de la cuarta revolución industrial.

Los resultados de la encuesta, reunidos por la Comunidad de Impulsores Mundiales (Global Shapers) del Foro Económico Mundial, ofrecen una visión interesante acerca de cómo los jóvenes ven el mundo y sus desafíos.

Según esta encuesta hay temas en los cuales los jóvenes tienen puestas sus energías, y dentro de los más importantes están los siguientes:

  • El cambio climático: ellos ven claramente como avanza el calentamiento global y la destrucción de la naturaleza, de la misma manera que no les pasa desapercibido que las generaciones mayores no hacen nada real para cambiarlo. Este es el tercer año consecutivo en que el cambio climático se vota como el problema mundial más importante, lo que indica que los jóvenes aún no están convencidos de los esfuerzos globales —como el Acuerdo de París— para enfrentar el problema.
  • La inseguridad global: son concientes de que heredaron un mundo en guerra de distintas índoles y están inmersos en ellas. Los conflictos religiosos son parte de este conflicto.
  • La desigualdad social, la pobreza, la responsabilidad de los gobiernos y la transparencia de sus actos ocupan un lugar destacado en sus preocupaciones de hoy.
  • Desconfían de los medios de comunicación, las grandes corporaciones y los gobiernos: El crecimiento de la desconfianza hacia los medios de comunicación entre los jóvenes se puede explicar por el surgimiento de noticias falsas durante las recientes elecciones en todo el mundo. Poco más del 30 % de los encuestados dijeron que confiaban en los medios de comunicación, en comparación con casi el 46 % que dijo que no lo hacían. Existen niveles similares de desconfianza hacia las grandes empresas, los bancos y los gobiernos. Esto refleja el hecho de que a muchos jóvenes (22,7 %) les preocupa la corrupción. Las instituciones a las que los jóvenes consideran más dignas de confianza son las escuelas, las organizaciones internacionales, los empleadores y los tribunales de justicia.
  • No son holgazanes, son adictos al trabajo: hay un mito sobre los milenials de que son vagos. La Encuesta Anual de Global Shapers 2017 muestra que los jóvenes, en realidad, están muy enfocados en la carrera. Dentro de los puntos que más les preocupan en este sentido son los salarios, las oportunidades de trabajo y el progreso profesional. Solo alrededor del 16 % dijo estar dispuesto a sacrificar la carrera y el salario para disfrutar de la vida. La encuesta reveló que la gran mayoría de los encuestados (81,1 %) estaría dispuesta a trasladarse al extranjero para avanzar en su carrera. Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Alemania y Australia se consideran los países más atractivos para trasladarse por una oportunidad de trabajo.
  • Son optimistas sobre la tecnología: la mayoría de los jóvenes (78,6 %) cree que la tecnología generará empleos en lugar de destruirlos. Cuando se les pidió que nombraran la próxima gran tendencia tecnológica, el 28 % de los encuestados dijo que la inteligencia artificial tendrá el impacto más significativo. Se considera que la educación es el sector con más probabilidades de beneficiarse de la adopción de nuevas tecnologías. Solo el 3,1 % de los encuestados confiaría en los robots para tomar decisiones en su nombre. Ante la posibilidad de insertar un implante debajo de la piel, el 44,3 % de los jóvenes encuestados rechazó la idea.
  • Se preocupan por los demás: esta es una generación empática, el 73,6 % dijeron que recibirían refugiados en su país. El 55,4 % sostuvo que sería necesario hacer más para incluir a los refugiados en la mano de obra nacional. Solo el 3,5 % dijo que se debería deportar a los refugiados.

Lo más interesante de la encuesta es que cuando les pidieron que se definieran, el 86.5% dijo que eran simplemente humanos, sin ningún tipo de distinción entre ellos. Algo que los “adultos” deberíamos copiar.

Fuente: WEF

 

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO