Sebastián Cadenas, CEO de Increase.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Sebastián Cadenas, CEO de Increase.

En Estados Unidos una encuesta de Gallup de 2016 mostró que solo el 24% de los estadounidenses usa efectivo para pagar la mayoría de sus gastos. En Reino Unido los pagos con tarjeta superaron a los hechos con billetes por primera vez en 2014 y el caso más extremo es el de Suecia, donde apenas el 1% del valor de todas las transacciones realizadas en 2016 se hizo con efectivo. Argentina, y muchos de los países de la región están todavía muy atrás en porcentaje de pagos por medios electrónicos pero el crecimiento es constante desde principios del 2000.Destacó tres tendencias principales que se están viendo actualmente en países que ya  desarrollaron mucho sus tecnologías en medios de pago.

  • Pagos sin contacto: hay dos tecnologías que están siendo aceptadas por la mayoria de los dispositivos. Una es RFID y la otra NFC. La diferencia entre ambas es la proximidad que tienen que tener los dispositivos y podemos ver los ejemplos en las tarjetas Sube, en el Telepeaje o en algunos celulares.
  • Pagos móviles (wallets): el usuario carga sus tarjetas dentro de la aplicación (como Todo Pago o Mercado Pago) y selecciona desde ahí con qué tarjeta quiere pagar. Eso hace que vaya desapareciendo el plástico y es muy común en la mayoría de los países desarrollados. También es interesante observar como tendencia que el nuevo iPhone y el nuevo celular que anunció Google no tiene el puerto para conexión de los auriculares. Esto implica que las empresas ya no podrán conectarse por ahí para pasar una tarjeta.
  • Criptomonedas: En los próximos dos años va a ser mayor la velocidad de procesamiento de las transacciones de bitcoins que de VISA en todo el mundo. La tecnología que está atrás de las criptomonedas, blockchain, valida las transacciones de forma descentralizada y no pasando por servidores propios de Visa, Master o Amex.

Estas tres tendencias ya están pasando en Argentina, todavía no estamos acostumbrados. Los nuevos servicios se pueden ofrecer cuando se piensa la tecnología de otra manera. Imagínense el espacio que hay para crecer, desde el punto de vista de los usuarios y de los negocios.

Pensar en una economía digital es posible; sólo es cuestión de tiempo. La eliminación de mucha de las fricciones que tiene el efectivo, la trazabilidad de la información de cada una de las compras que hacemos y el acceso a crédito son algunos de los beneficios que hicieron que las tarjetas superen en uso al efectivo. En el caso particular de Argentina sumaría a las ventajas el acceso a cuotas, que no está presente en todos los países y a las promociones bancarias.

Creo que en Argentina recién estamos al 10 o 15% del camino. Hay tecnologías muy interesantes que van a afectar sustancialmente el uso del dinero. Desde las criptomonedas hasta la tecnología puesta en los puntos de venta para generar pagos sin contacto.

El mundo todavía no sabe cómo van a ser los mecanismos de pago ni de ingresos que vamos a tener en 100 años. Lo único de lo que estamos seguros es que no va a ser una tarjeta plástica, con un número impreso y con una fecha de vencimiento que hace que cada tanto las tengamos que renovar.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO