COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ya no es extraño que países como Japón estén incorporando robots, muchos de ellos a nivel de prueba y otros en forma permanente, a algunas tareas puntuales relacionadas con la hotelería o el comercio, o brindar información en diversos lugares.

Por ejemplo el mes pasado, los viajeros que llegaban al aeropuerto de Narita en Tokio, se encontraban con robots humanoides que les daban la bienvenida y que estuvieron allí a prueba para ver cómo era su recepción con los turistas. El año pasado se inauguró el Hotel Extravagante (“Henn na Hotel”, en japonés) en el parque de atracciones de la ciudad de Sasebo en suroeste de Japón, con casi todo el personal conformado por robots.

Tampoco China se queda atrás. Recientemente el restaurante “Taste and Aroma”, ubicado en Guiyang, capital de la provincia Guizhou de China, incorporó nuevo personal robot.

El país asiático ya está sumando meseros robots a sus restaurantes desde el 2014, pero en la mayoría de los casos, no lograron colmar las expectativas. Por ejemplo, no podían llevar comida con mucho caldo, o se averiaban continuamente, entre otras cosas.

En este caso, decidieron darles una apariencia futurista, pero acciones más limitadas, como moverse sólo por caminos definidos, de manera que solo pueden desplazarse de un punto a otro predeterminados y no tienen capacidad de reacción frente a obstáculos o situaciones inesperadas. Ni tampoco pueden responder a las peticiones de los clientes.

A pesar de estas limitaciones, esta presencia de robots en la vida cotidiana será cada vez más común. Por supuesto que para que esos humanoides sean como aquellos que se pueden ver en las películas de ciencia ficción, pasará un buen tiempo y deberán haber pruebas y errores. Lo que sí es seguro es que ese momento está cada vez más cerca.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO