COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La industria financiera de Suecia está creciendo a un ritmo suficientemente rápido para garantizar que los miles de ejecutivos y puestos bancarios que serán reemplazados por robots sigan siendo necesarios, según ha declarado el regulador financiero del país.

La revolución digital podría destruir millones de puestos de trabajo, y sectores como el financiero están siendo de los más castigados en los últimos tiempos por esta tendencia. Pero Martin Noreus, subdirector general de la Autoridad de Supervisión Financiera con sede en Estocolmo, dice que a la mayoría de los banqueros afectados no les será difícil encontrar un nuevo trabajo en la industria financiera.

“El desempleo es muy bajo en Suecia, el sector financiero está en auge, la economía es fuerte”, asegura Noreus en una entrevista en Estocolmo. “Tienes que aceptar que a veces las empresas necesitan reorganizarse y reestructurarse, adaptarse al desarrollo tecnológico y eso llevará a cambios y, por supuesto, debes ser consciente de que esto puede ser muy doloroso tanto para las empresas como para los empleados. Pero es una consecuencia natural del desarrollo económico”.

Nordea Bank, el mayor banco de la región nórdica, reconoció en octubre que planea eliminar hasta 4.000 empleados de jornada completa y 2.000 consultores en cuatro años, a la par que que crece la inversión en tecnología. Los sindicatos financieros suecos han advertido que el anuncio de Nordea es solo el comienzo.

Una reestructuración del sector

Sin embargo, Noreus cree que los empleos perdidos en algunas partes de la industria financiera serán reemplazados por nuevas funciones que solo los humanos pueden realizar en otras. Por ejemplo, el mercado de ofertas públicas de venta (OPV) “es muy fuerte” y hay “mucha inversión que proviene del capital privado”, asegura.

La industria financiera de Suecia ha crecido incluso teniendo en cuenta la disminución del número de sucursales bancarias. Los bancos, los fondos de pensiones y de seguros, y las compañías que los atienden emplearon a más de 91.000 personas el año pasado, un 2% más que en 2008, según datos de Statistics Sweden.

Pero la transición digital de todos modos será dolorosa, explica Noreus. “Lo que vemos en Nordea y en otros bancos, es solo una el principio. Si comparas hoy el sector bancario, la cantidad de empleados respecto de mediados de la década de los noventa es muy diferente”, comenta Noreus. “Este es solo el último anuncio. Es natural y es algo positivo”.

Por ejemplo, los bancos que operan dentro de la Unión Europea han cerrado 9.100 sucursales y han recortado unos 50.000 empleos durante el año 2016. Este proceso está directamente relacionado con la digitalización del sector, que permite a los clientes hacer procesos rutinarios de una forma más sencilla y más rápida.

Según un documento publicado en septiembre por la Federación Bancaria Europea, el nivel de empleo total en la banca europea es el más bajo desde 1997. Un total de 48.000 sucursales se han cerrado desde 2008, a medida que un mayor número de clientes se ha ido adhiriendo a la banca online.

Con los tipos de interés en mínimos históricos y los márgenes de intermediación a niveles bajos, los bancos también han pisado el acelerador para digitalizar sus servicios con el objetivo de reducir sus costes.

Fuentes: ELECONOMISTA.ES / BLOOMBERG

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO