COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

“Retomar el hilo del progreso es también liderar la lucha contra el cambio climático. ¿Podremos mirar a nuestros hijos a los ojos si no logramos reducir nuestra deuda con el clima? La Unión Europea debe fijar sus ambiciones –cero carbono en 2050, reducción a la mitad de los pesticidas en 2025– y adaptar sus políticas a esta exigencia: Banco Europeo del Clima para financiar la transición ecológica, dispositivo sanitario europeo para reforzar el control de nuestros alimentos, y, frente a la amenaza de los lobbies, evaluación científica independiente de sustancias peligrosas para el medio ambiente y la salud, etc. Este imperativo debe guiar todas nuestras acciones. Del Banco Central Europeo a la Comisión Europea, pasando por el presupuesto europeo o el Plan de Inversiones para Europa, todas nuestras instituciones deben tener al clima como prioridad”. El párrafo anterior es uno de los ejes centrales del mensaje Por un Renacimiento Europeo que lanzó el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, el pasado lunes 4 de  marzo.

En su búsqueda por reconquistar la iniciativa política y liderar la campaña de las elecciones del Parlamento Europeo, “resolvió ponerse al frente del bloque progresista del continente para tratar de resistir la arrolladora ofensiva nacionalista, populista y de extrema derecha que pronostican los expertos”, asegura la periodista Luisa Corradini. Desde el Elíseo se intentó matizar su manifiesto asegurando que “no responde para nada a un fantasma napoleónico”, para buscar apoyo del resto de los países de la UE, lo cual es aún incierto.

En Europa, desde 2012 se impulsa un Pacto Finanzas-Clima que busca invertir en ahorro de energía y energías renovables pero también “la cofinanciación de la lucha contra el cambio climático en los países del Sur”. Entre los premios Nobel y economistas que apoyan la iniciativa está Pierre Larrouturou, quien aseguró: “Europa podría renacer con un tratado sobre el clima y es indispensable crear un Banco Central del Clima que financie a los países el 2% del PIB a tipo cero para poder hacer la transición”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO