COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Merck, una empresa líder de ciencia y tecnología, anunció hoy que la Oficina Canadiense de Patentes ha emitido una “Notificación de Permiso” para la solicitud de patente de Merck que cubre la tecnología CRISPR de la compañía usada en un método de integración genómica para células eucariotas.

“Nuestro portafolio de patentes continúa creciendo en todo el mundo, extendiendo la protección para nuestra exclusiva tecnología CRISPR mientras trabajamos con la comunidad científica global para encontrar nuevos tratamientos para enfermedades”, dijo Udit Batra, Miembro de la Junta Directiva y CEO de Merck, Ciencias Biológicas. “Esta decisión de la Oficina Canadiense de Patentes es un importante reconocimiento al papel de Merck en impulsar la edición del genoma”.

Merck también tiene presentaciones de patente para su método de inserción de CRISPR en EE. UU., Brasil, China, India, Israel, Japón, Singapur y Corea del Sur.

La nueva patente canadiense, titulada “CRISPR-BASED GENOME MODIFICATION AND REGULATION” (“MODIFICACIÓN Y REGULACIÓN DEL GENOMA SOBRE LA BASE DE CRISPR”), cubre integración cromosómica o corte de secuencia cromosómica de células eucarióticas (como células de mamíferos o de plantas) e inserción de una secuencia de ADN externa o de donante en esas células usando CRISPR. Los científicos pueden reemplazar una mutación asociada con una enfermedad con una secuencia beneficiosa o funcional, un método importante para la creación de modelos de enfermedades y terapia génica. Adicionalmente, los científicos pueden usar el método para insertar transgenes que marcan las proteínas endógenas para un rastreo visual dentro de las células.

Una vez otorgada formalmente, la patente canadiense extenderá la protección de la tecnología de integración CRISPR de Merck en América del Norte por primera vez, fortaleciendo más el portafolio de patentes de la compañía. La Oficina Australiana de Patentes otorgó a Merck su primera patente de CRISPR en junio de 2017, seguida del otorgamiento de una patente europea en septiembre de 2017.

La tecnología de edición de genoma CRISPR, que permite la modificación precisa de cromosomas en células vivas, está desarrollando opciones de tratamiento para algunas de las afecciones médicas más difíciles que el ser humano enfrenta hoy en día. Las aplicaciones de CRISPR son muy variadas: desde identificar genes asociados con el cáncer y enfermedades raras hasta revertir mutaciones que causan ceguera.

Con 12 años de experiencia en el campo de la edición de genoma, Merck fue la primera compañía en ofrecer biomoléculas individualizadas para la edición de genoma a nivel mundial (intrones TargeTron™ de grupo II guiados por ARN y nucleasas con dedos de zinc CompoZr™), impulsando la adopción de estas técnicas por investigadores en todo el mundo. Merck también fue la primera compañía en crear bibliotecas ordenadas de CRISPR que cubren todo el genoma humano, acelerando la cura para enfermedades al permitir a los científicos explorar más preguntas sobre causas raigales.

En mayo de 2017, Merck anunció su método CRISPR alternativo de edición de genoma llamado proxy-CRISPR. A diferencia de otros sistemas, la técnica proxy-CRISPR de Merck puede llegar a lugares de las células antes inalcanzables, lo que hace que CRISPR sea más eficiente, flexible y específico, y esto da a los investigadores más opciones de experimentación. Merck ha presentado varias solicitudes de patente para su tecnología proxy-CRISPR, y esas solicitudes son solamente las más recientes de varias solicitudes de patentes de CRISPR que la empresa ha presentado desde el año 2012.

Merck reconoce los beneficios potenciales de realizar investigación adecuadamente definida con edición de genoma debido al potencial terapéutico de avances.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO