COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Andrés Tapia, TyN Magazine México

Hace unos días la quinta generación de tecnologías para redes de telefonía móviles, mejor conocida como 5G, fue implementada en el Reino Unido, siguiendo el ejemplo de Corea del Sur y Estados Unidos, en algunas de cuyas ciudades ya está disponible. En México, sin embargo, si bien se proyecta que sea el primer país de América Latina en disponer de una red operacional para el año 2020, es muy probable que no sea tan rápido como se desea.

La presentación por parte de Qualcomm del procesador Snapdragon 855 el pasado mes de diciembre, el primero que permite la conexión a redes 5G, así como su incorporación a diversos dispositivos móviles (la mayoría de gama baja) en los últimos meses en los mercados europeo y asiático, habla de la prisa que se tiene por avanzar al siguiente escalón. Pero ante la ausencia de la infraestructura necesaria, equivale a echar a andar un tren sin haber dispuesto antes los rieles.

Pese a los deseos de América Movil que en 2017 proyectó que las primeras vías para la red 5G en México estarían dispuestas el año 2020, la realidad es que parecería ser más un buen deseo que un proyecto consolidado. En ese sentido, se parece mucho a la prisa y a las intenciones del presidente Andrés Manuel López Obrador de crear el llamado Tren Maya, cuando todavía faltan muchos estudios, licitaciones y desarrollo de infraestructura para llevarlo a cabo.

Aun así, de acuerdo al estudio The Mobile Economy Latin America and the Caribbean 2018 de la GMSA, se espera que México sea el primer país de la región en disponer de servicios comerciales de telefonía 5G, los cuales serán ofertados por Telcel y ATT, seguido por Brasil que en la actualidad aún se encuentra realizando pruebas experimentales.

De ocurrir tal como se proyecta, para el año 2025 México se convertiría en el primer país de Latinoamérica en haber adoptado con mayor rapidez la tecnología 5G, con una proyección de 18 millones de conexiones (equivalente al 14% de adopción en el mercado), lo que lo situaría delante de Brasil que tendría para entonces 26 millones de conexiones (11% del mercado) y Perú, cuatro millones de conexiones (10% del marcado).

Las bondades de la tecnología 5G están mayormente relacionadas con la velocidad: descargar un archivo de gran tamaño de modo casi inmediato, reducir el tiempo de respuesta de la red a una solicitud de información o permitir la conectividad de un mayor número de dispositivos en un evento masivo. Sin embargo, pese a que los consumidores nacionales podrán disponer en breve de dispositivos móviles con tecnología 5G, no podrán hacer uso de ella en tanto los rieles del tren no estén dispuestos y ordenados.

La fecha es 2020, pero parece poco probable. En cualquier caso, América Movil y ATT harían bien en comenzar a pisar el acelerador.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO