COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El gobierno mexicano ha dado inicio a su proyecto de Red Compartida en el ámbito de las telecomunicaciones, con el que pretende llevar el servicio a través de la banda de 700MHz a tarifas más económicas que las actuales, incrementar la competencia y disminuir el reinado de América Móvil en dicho sector.

El primer paso concreto, luego de la sanción, fue subir a Internet una solicitud en la página de la Secretaría de Comunicaciones y Transporte que cualquier interesado en participar de la misma puede llenar dando a conocer su propuesta hasta el 22 de abril, fecha en el que se comenzarán a estudiar los formularios recibidos.

[blockquote align=”right”]Con esta Red Compartida no se derivan ingresos directamente al Estado, como sí se generarían en el caso de una licitación pública de la banda[/blockquote]

Pero esto es sólo la punta visible del iceberg. Esta Red Compartida, que surgió de la reforma de las telecomunicaciones en el país, busca garantizar la instalación de una red pública que sea justamente “compartida”, y que pueda ser desplegada por un ente comercial o un consorcio responsable de su diseño, financiamiento, despliegue, operación y comercialización. La reforma permite hasta un 100% de inversión extranjera.

Los servicios que desplegará no serán ofrecidos en forma directa a los consumidores sino que será destinada a aquellas empresas que no tengan una infraestructura ni cuenten con recursos para crear sus propias redes.

Un caso muy concreto es el de los operadores móviles virtuales (MVNO), quienes con esta nueva red no tendrán la necesidad de recurrir a la infraestructura de América Móvil como hasta ahora.

Es que justamente uno de los objetivos clave del despliegue de esta red estatal de banda ancha móvil es romper con el dominio de América Móvil en el segmento de las telecomunicaciones.

Pero las polémicas surgen a partir de las recaudaciones que se obtendrán (o mejor dicho no se obtendrán) con esto: se estima que la no licitación de esta banda (que seguirá en manos del Estado) generará una pérdida de US$ 2.000 millones que se hubiesen obtenido de haberla realizado.

En países de América Latina, la licitación de la red de 700MHz generó fuertes ingresos. Por ejemplo en Brasil entraron US$2.398 millones y en Argentina, US$2.233 millones. Pero México no tendrá esta recaudación.

Las inversiones existirán, habrá creación de empleos, ingreso de operadores, importaciones, incluso se prevé que en los próximos 10 años se invertirán US$10 mil millones y que en tres años ya esté en funcionamiento. Pero de ese monto no se derivan ingresos directamente al Estado, como sí se generarían en el caso de una licitación pública de la banda. Este modelo no ha sido adoptado por ningún otro país de la región. Habrá que ver si los resultados son los esperados.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO