COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

Los inversionistas están reaccionando favorablemente al creciente estatus de México en el sector tecnológico. La empresa Jalisciense Kueski, una plataforma de préstamos en línea, protagonizó en abril la inversión más grande en el sector tecnológico-financiero de la historia del país al recibir una inyección de capital de US $35 millones.

La ciudad de Guadalajara es el epicentro de la evolución de la industria tecnológica mexicana. Situada en el Estado de Jalisco, Guadalajara alberga cerca de 20 universidades e institutos especializados en tecnología. Esto ha creado una cartera de 85.000 graduados al año que están llenando puestos vacantes en diseño, codificación e ingeniería en el creciente espectro de start-ups.

iTexico, una compañía tejana de desarrollo de software, es una de las numerosas empresas internacionales beneficiándose de los bajos costos en Guadalajara, en donde ha decidido ubicar a 107 de sus 121 empleados.

Las empresas bien establecidas, así como las start-ups, buscan el talento joven de Guadalajara para implementar nuevas soluciones para sus operaciones basadas en la innovación y la creatividad. En los últimos dos años se han invertido cerca de US$ 120 millones en alrededor de 300 empresas a lo largo y ancho de la ciudad, llevando al Estado de Jalisco a exportar cerca de US$ 21 mil millones al año en productos y servicios tecnológicos, según la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco.

Además de Kueski, startups mexicanas como Conekta –un agregador de pagos en línea –Kichink –una plataforma de comercio electrónico –y Clip –un proveedor de soluciones de pago móvil –están entre las empresas locales que están aprovechando las oportunidades creadas.

Tanto el gobierno como la iniciativa privada han sido claves para impulsar la posición de México en los círculos globales de tecnología.

Por ejemplo, el programa acelerador TechBA, una iniciativa financiada por la Secretaría de Economía de México y operada por la Fundación México-Estados Unidos por la Ciencia, permite a emprendedores mexicanos visitar ecosistemas tecnológicos clave, como Silicon Valley, y crear alianzas estratégicas para ganar destrezas y así fortalecer la actividad tecnológica en México.

Recientemente, el Instituto Nacional del Emprendedor de México distribuyó US$ 658 millones a 620.000 emprendedores y PyMEs a nivel nacional a través de un programa que tiene como objetivo impulsar a las nuevas empresas. La iniciativa ha facilitado la creación de 6000 nuevas compañías y 73.000 puestos de trabajo desde su lanzamiento en 2014, de acuerdo al gobierno.

El estatus de México como hub tecnológico se remonta a la década de los 60s, cuando compañías de la talla de IBM y Motorola abrieron sus primeras operaciones en el país, atraídas por la cercanía de México a los EEUU y sus costos competitivos. Otros nombres grandes, como Oracle y, más recientemente, Dell, Intel y HP, han seguido los mismos pasos a lo largo de los años.

Reformas sectoriales en el punto de mira

El gobierno está muy interesado en ver que la industria tecnológica crezca aún más. Sin embargo, líderes de la industria han manifestado ciertas preocupaciones con respecto a obstáculos que pueden impactar el crecimiento futuro.

La escasez de capital humano también es mencionada por los empresarios como una preocupación, con algunos llamando a que se tomen medidas para también generar talento fuera de Jalisco, que hoy es visto como el punto central de la actividad tecnológica de México.

La inversión estatal en educación, así como en investigación y desarrollo, es crucial para crear un ambiente que lleve a la innovación, según Scott Overson, director general de Intel México. “Existe un cuello de botella en el desarrollo de una economía emprendedora en México”, dijo en el último informe de Oxford Business Group. “Aún hay mucho que hacer para que los individuos con talento, ideas innovadoras y actitudes no adversas al riesgo puedan acceder al capital”.

Las percepciones de inestabilidad política debido a la corrupción y la violencia relacionada con el tráfico de drogas son otras causas de preocupación.

Sin embargo, con la masa crítica para la expansión tecnológica ya en marcha y con su ventaja competitiva bien documentada, México tiene mucho por donde aprovechar.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO