Hololens, una de las máximas apuestas de Microsoft que tiene a AMD como socio estratégico.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La industria de los procesadores vive un momento disruptivo. La histórica hegemonía de Intel y de AMD fue amenazada por la “era post-PC”, donde la arquitectura ARM influencia todos los dispositivos móviles y promete repetir el éxito en Wearables y la Internet de las Cosas, dos tendencias que crecen a paso firme. Pero los chips basados en la plataforma X86 es la preferida para aplicaciones de alto impacto, como videojuegos y realidad virtual.

Justamente en estos dos mercados, Microsoft y AMD son socios estratégicos. El gigante de Redmond utiliza la arquitectura Puma del fabricante de chips en su consola Xbox One y, casualmente, también la implementa Sony en su PlayStation 4. Además, AMD le provee a Microsoft hardware para sus gafas de realidad virtual Hololens, tecnología presentada en el evento para desarrolladores Build.

Un rumor muy fuerte relaciona a ambas empresas por estas horas. Microsoft estaría considerando la compra de AMD, según reporta Kitguru. La idea no es descabellada: Microsoft cuenta con unos 90.000 millones de dólares de caja, en tanto que la valuación bursátil de AMD ronda los 1810 millones de dólares. No resultaría un gran esfuerzo para la firma de Redmond, ni desafiaría sus finanzas.

Pero, por otro lado, el reporte señala que Microsoft le paga a AMD unos 100 dólares por cada SoC (Sistema en un Chip, por sus siglas inglesas) usado en la Xbox One, cuando el precio de venta al público de la consola es de US$ 350 en EE.UU. En consecuencia, la inversión a largo plazo le permtiría avanzar en el desarrollo de hardware para su consola a mejores costos.

A esto hay que sumarle que Microsoft ya no puede depender exclusivamente de licenciar software. De hecho, Windows 10, una de sus principales fuentes de ganancias, podrá ser utilizado de manera gratuita. De hecho, la venta de procesadores que podrían estar optimizados para la próxima versión de su sistema operativo y la política de precios de AMD (sus productos son más económicos que los de Intel) podrían interesar a los fabricantes de computadoras.

Por otro lado, la división de GPU (procesadores gráficos) de AMD, que fue adquirida a ATI, también puede rendir sus frutos. Proveería todas las características que requiere el mercado del entretenimiento, que Microsoft aprovecha a través de sus consolas Xbox y de la realidad virtual de Hololens.

Una mención aparte se merecen el uso de GPU para propósitos generales, como el minado de criptomonedas; y la incursión reciente de AMD en chips ARM, que por su alta eficiencia podrían ser utilizados para la fabricación de equipos móviles y también para los nuevos equipos de Internet de las Cosas y tecnología para vestir, dos mercados en franca expansión.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO