COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El despliegue del centro de datos de las Islas del Norte en el Centro Europeo de Energía Marina marca un hito en el Proyecto Natick de Microsoft, un esfuerzo de investigación de años para profundizar en la fabricación y operación de unidades de centros de datos pre-empaquetadas que sean sustentables para el medio ambiente y que puedan ser ordenadas por tamaño, desplegadas de manera rápida y puedan ser dejadas para operar en la oscuridad del piso marino por años.

Satya Nadella, CEO de Microsoft ha llamado a estos “proyectos ambiciosos relevantes” con el potencial de transformar el núcleo del negocio de Microsoft y la industria de tecnologías de la computación. 

Microsoft: la huella de residuos será cero para 2030

Lecciones aprendidas de una década de vulnerabilidades

De la transformación digital a la realidad digital

“En la actualidad, para poder en verdad entregar la IA, dependemos en gran medida de la nube”, comentó Lee. “Si podemos estar a un salto de internet de todos, entonces esto no sólo beneficiará a nuestros productos, también a los productos que sirven nuestros clientes”.

El centro de datos de 40 pies de largo del Proyecto Natick en las Islas del Norte está cargado con 12 racks que contienen un total de 864 servidores y está asociado con una infraestructura de sistema de enfriamiento. El centro de datos fue ensamblado y probado en Francia y luego transportado en un camión de cama plana a Escocia donde fue integrado a una base triangular llena de lastres para su despliegue en el piso marino.

La colocación con energía marina renovable es un paso hacia adelante para cumplir la visión de Microsoft de centros de datos con su propio suplemento de energía sustentable, explicó Christian Belady, gerente general de estrategia y arquitectura de infraestructura de nube en la división de nube y empresa de Microsoft.

Los centros de datos con energía autosuficiente, destacó, podrían ser desplegados en cualquier lugar dentro del alcance de una tubería de datos, lo que llevaría, por ejemplo, a los servicios de nube de Azure a regiones del mundo con electricidad poco confiable, y eliminaría la necesidad de utilizar costosos generadores de respaldo en caso de fallas en la red eléctrica.

“Nuestra visión es ser capaces de implementar cómputo de manera rápida en cualquier lugar del planeta conforme se requiera por parte de nuestros clientes”, comentó Belady, que ha apoyado por mucho tiempo la investigación que explora la unión de centros de datos y generación de energía para simplificar y acelerar la construcción de una infraestructura de cómputo en la nube.

Los resultados no solo mostraron que el uso de estos centros de datos sumergidos en alta mar parece funcionar bien en términos de rendimiento, sino que también revelaron que los servidores contenidos en el centro de datos demostraron ser hasta ocho veces más fiables que sus homólogos de tierra firme.

Otras ventajas incluían la posibilidad de operar con una mayor eficiencia energética, especialmente en regiones donde la red en tierra no se considera lo suficientemente fiable para un funcionamiento sostenido. Esto se debe en parte a la menor necesidad de refrigeración artificial para los servidores ubicados dentro de la granja de datos debido a las condiciones del fondo marino.

La zona de las Orcadas está cubierta por una red 100% renovable alimentada tanto por energía eólica como solar, y aunque las variaciones en la disponibilidad de ambas fuentes de energía habrían supuesto un reto para las necesidades de energía de la infraestructura de un centro de datos tradicional en tierra en la misma región, la red era más que suficiente para un funcionamiento submarino del mismo tamaño.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO