COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Enviado Especial MWC15. Mil millones más de personas se convertirán en abonados únicos de dispositivos móviles en los próximos cinco años para llegar a 4.600 millones en 2020, desde los 3.600 millones de usuarios que existían a fin de 2014, es decir una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 4%.

La cifra corresponde a un estudio de la GSMA denominado “La Economía Móvil: 2015” y fue dado a conocer durante el Mobile World Congress que se desarrolla en Barcelona. De acuerdo con la investigación, casi el 60% de la población global estará suscrita a servicios móviles; cifra por encima de la mitad de la población que se encontraba suscrita hacia finales de 2014.

[blockquote align=”right”] La industria móvil es el centro de un ecosistema nuevo que está uniendo el mundo físico con el digital.[/blockquote]

El estudio también muestra una rápida migración a redes de banda ancha móvil 3G y 4G y un aumento en la adopción de teléfonos inteligentes, lo cual alimenta el crecimiento de nuevos servicios y aplicaciones de datos móviles.

La directora general de la GSMA, Anne Bouverot, comentó que hace diez años el 20% de la población mundial era abonada a servicios móviles, mientras que en la actualidad se supera el 50%. Bouverot explicó que la industria móvil es el centro de un ecosistema nuevo que está uniendo el mundo físico con el digital e impulsando el crecimiento económico; los operadores continúan con el despliegue de redes, conectando a los ciudadanos desconectados y respondiendo a desafíos socioeconómicos como la inclusión digital y financiera, el cuidado de la salud y la educación.

Disparidades

La penetración móvil varía según la región. En Europa, casi el 80% de la población eran abonados móviles hacia finales de 2014, mientras que en la región del África subsahariana la cifra es del 39%. El crecimiento en el número de abonados a nivel mundial en los próximos cinco años estará concentrado en los países desarrollados. Este es un crecimiento que se ve respaldado por el aumento en la accesibilidad de dispositivos y servicios móviles y por la cobertura móvil en rápida expansión que sirve para conectar a las poblaciones desconectadas, en especial de las de zonas rurales.

El estudio calcular que el número de conexiones SIM globales —sin incluir las M2M— crecerá de 7.100 millones en 2014 a 9.000 millones en 2020, lo cual implica que cada abonado único móvil seguirá representando aproximadamente 1,8 tarjetas SIM, en promedio, durante este período. Se estima que las conexiones móviles M2M alcanzarán los 1.000 millones en 2020, por lo que el total de conexiones móviles será de 10.000 millones en cinco años.

Migración tecnológica

Hasta el año 2020 se vivirá una rápida migración a la tecnología de banda ancha móvil gracias a un aumento en la disponibilidad y la accesibilidad de redes 3G y 4G. La banda ancha móvil representaba el 40% de las conexiones SIM en 2014, pero este número aumentará a casi el 70% del total en 2020, con la migración de los abonados que dejarán de utilizar las redes y los dispositivos 2G.

Así como existe disparidad en las conexiones, también la hay en la tecnología de comunicación. Un alto ejecutivo de un operador global con expandida presencia en América Latina comentó que alrededor del 60% de las conexiones latinoamericanas aún se concretan mediante 2G.

A fin de 2014, las líneas de banda ancha móvil representaban el 34% del total en la región, según la organización 4G Américas, aunque también existe disparidad entre los mercados del continente. Por caso, si se considera sólo el mercado de Brasil las líneas 3G totalizan 143 millones de accesos, que representaban el 51% del total,  de acuerdo con el regulador Anatel durante octubre. Un caso similar se observaba en Chile durante septiembre, donde las líneas 3G llegaban a 12,7 millones, el 56% del total del mercado.

De todas formas, la expansión de la cobertura 3G y 4G es sustentada por el número en aumento de conexiones de teléfonos inteligentes, que representaban el 37% de las conexiones SIM en 2014, una cifra que se espera que aumente al 65% en 2020, de acuerdo con el último estudio de GSMA.

La tasa de adopción de teléfonos inteligentes ya se encuentra en el 60% en países desarrollados, con variaciones desde 51% de conexiones SIM en Europa al 70% en América del Norte. Los países en vías de desarrollo serán el centro del crecimiento de la industria de teléfonos inteligentes en los próximos cinco años gracias a que el precio de venta promedio de los teléfonos seguirá disminuyendo, lo cual sumará 2.900 millones más de conexiones de teléfonos inteligentes en 2020.

Datos, redes, inversión y aportes

El uso cada vez mayor de banda ancha móvil provoca una explosión en el tráfico de datos móviles. Según Cisco, se anticipa que los volúmenes de datos móviles a nivel mundial crecerán a un CAGR del 57 % hasta 2019, momento en que llegarán a alcanzar los 24.314 petabytes por mes, como resultado del aumento en el consumo de videos a través de dispositivos móviles.

Para soportar el crecimiento del tráfico, los operadores han realizado gastos de capital por alrededor de US$ 216.000 millones en 2014 para responder a las demandas de capacidad y expandir el alcance de la cobertura. Se estima que los niveles de inversión alcanzarán un total de US$ 1,4 billones en los seis años que van de 2015 hasta 2020.

La industria móvil aportó US$ 3 billones a la economía mundial, lo cual equivale al 3,8% del producto interno bruto (PIB) global. En 2020 se calcula que el aporte de la industria aumentará a US$ 3,9 billones y una contribución del 4,2% al PIB global estimado para ese entonces.

Durante 2014, la industria móvil empleó a 12,8 millones de personas en forma directa en todo el mundo e indirectamente respaldó otros 11,8 millones de empleos, lo cual suma un total de 24,6 millones de empleos. Para 2020 se espera que esta cifra alcance los 28,7 millones, con 15,3 millones de hombres y mujeres trabajando en relación directa con la industria. Incluso sin tener en cuenta las tasas del espectro —el año pasado generaron más de US$ 14.000 millones en ingresos para gobiernos del mundo entero—, se estima que en 2014 la industria móvil aportó US$ 411.000 millones al financiamiento público a través de impuestos y contribuciones a la Seguridad Social. Se anticipa que este aporte al financiamiento público aumentará a US$ 465.000 millones en 2020.

Juan Gnius

@JBGSignals

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO