COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ayer, Moody’s bajó un escalón la calificación de la deuda a largo plazo de Telefónica, que pasa de Baa2 a Baa3, aunque mantiene el grado de inversión con perspectiva estable.

La modificación de la nota tiene lugar a casi dos semanas de que Telefónica revisara su estrategia de reducción de deuda, abandonando su objetivo de deuda de 2,35 veces su Ebitda para fin de 2017.

La jugada de la compañía es evitar verse obligado a vender activos. No obstante y como señala Moody´s, la posibilidad de venta de activos se mantiene, aunque supeditada a operaciones que puedan crear valor para la compañía y sus accionistas, según publicó Expansión.

Telefónica se vio obligada a cambiar de estrategia de desendeudamiento a partir de la negativa británica a permitir la venta de O2. Luego, el triunfo del Brexit complicó más las cosas para el operador, ya que debió retrasar la salida  a bolsa de Telxius, su filial de infraestructura (torres y cables submarinos, principalmente).

A septiembre, la deuda de Telefónica supera los € 50.000 millones.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO