COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

En la región, la movilidad empresarial ya está presente. Según IDC, los empleados móviles superarán los 110 millones para 2015 en Latinoamérica. Mientras tanto, en Argentina, en diez años se cuadruplicó la cantidad de teletrabajadores hasta alcanzar los 2 millones en 2014, según el ministerio de Trabajo de la Nación.

Estas cifras nos muestran cómo va creciendo la adopción de los espacios de trabajo móviles pero también, que hay empresas que aún no se animan al cambio. Por eso es importante identificar y analizar los beneficios que la movilidad otorga y los desafíos que nos presenta para determinar de qué manera puede transformar el negocio de la compañía y la forma en la que trabajamos:

Ahorro de costos: lograr ahorrar costos es quizás una de las búsquedas que año a año hacen todas las empresas. La movilidad empresarial tiene el potencial de lograr reducir costos que implican mirar a la empresa como un todo y que involucran grandes inversiones de capital. Un ejemplo es Real Estate, quizás uno de los costos fijos más elevados que las empresas deban afrontar. La movilidad empresarial permite reducir este gasto habilitando a los empleados a trabajar en distintos espacios de trabajo según la tarea que desempeñan y sus preferencias. Por ejemplo, una modalidad que están utilizando las empresas es la de escritorios compartidos; o también empiezan a predominar las salas de reuniones o espacios más amplios de colaboración por sobre los escritorios solitarios. También la movilidad, implementada con tecnología que le de sustento, permite reducir costos en materia de seguridad previniendo la fuga de información.

Competitividad: ser más competitivos es una constante de toda empresa. Se trata de tener siempre los sentidos alerta buscando nuevas formas de ser más competitivos en el mercado; por eso está asociada a la innovación, a la eficiencia y a la tecnología. La movilidad empresarial permite estar más preparados para aquellos desafíos del negocio donde la celeridad puede ser la diferencia entre lograr nuestros objetivos o no. Ejemplo de esto es la posibilidad de abrir nuevas sucursales en solo minutos o brindarle a nuevos empleados todo lo que necesitan en tan solo unos clics y no con una demora de varios días. Asimismo la movilidad permite recabar información sobre cómo los empleados utilizan la tecnología; con esa información es posible mejorar procesos e identificar de forma más rápida qué necesitan lo cual redunda en una mejor atención a nuestros clientes.

Retención de Talentos: una frase célebre de Confucio dice: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Pero en la actualidad un trabajo que nos guste implica mucho más que la tarea que tengamos que realizar, y la competencia por los talentos en el mercado laboral es cada vez más intensa. En este contexto, la movilidad empresarial implementada por medio de tecnologías y políticas corporativas que aseguren su éxito, es una forma de dar respuesta a este desafío permitiendo lograr un mayor equilibrio entre la vida laboral y personal de nuestro staff. Por su puesto para que ese beneficio sea sólido es fundamental un cambio en la forma en qué se lidera y evalúa a los empleados que implica pasar de cumplir horas a lograr objetivos. La movilidad también permite contratar a las personas más idóneas sin importar en qué ciudad viven y da la posibilidad de retener al personal no sólo brindando un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida sino también dando un mejor acceso a la tecnología, más adaptado a las necesidades e intereses de las nuevas generaciones de trabajadores.

La movilidad empresarial trae consigo múltiples beneficios, pero implementarla implica mucho más que realizar la compra de dispositivos móviles o habilitar a los empleados a utilizar los suyos. Se trata de mirar a la compañía de una forma integral y encontrar la forma de capitalizar todos sus beneficios para mejorar el negocio, la forma en que nuestros empleados trabajan y la atención que les damos a nuestros clientes. Y en esa ecuación la clave es la tecnología.

Por Juan Pablo Jiménez, Vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y Caribe

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO