COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En medio de un intenso calor, Goutam Lal Meena había caminado sobre asfalto caliente con sus sandalias. Dijo que había sobrevivido solo a base de agua y galletas.

En Guyarat, Meena ganaba hasta 400 rupias (US$5,34) por día y enviaba la mayor parte de sus ingresos a su familia en su pueblo natal.

El trabajo, y como consecuencia el salario, se terminó después de que India declarara un cierre de 21 días desde la medianoche del 24 de marzo para evitar la propagación del coronavirus.

India reportó más de 1.834 casos de covid-19 y 32 muertes hasta el 1 de abril, según el recuento de la Universidad John Hopkins, de Estados Unidos.

La paralización de todo tipo de transporte significa que Meena se vio obligado a volver a pie.

“Caminé durante el día y la noche. ¿Qué opción tenía? Tengo poco dinero y casi nada de comida”.

En un discurso el martes por la noche, el primer ministro Narendra Modi anunció un toque de queda que está fuera del alcance de cualquier imaginación: se dice que los 1,37 mil millones de ciudadanos de la India están en casa durante tres semanas.

Los indios viven más juntos que los europeos, a menudo tres generaciones viven bajo un mismo techo. En los barrios bajos, el espacio para el “distanciamiento social” es un privilegio que no existe. El frágil sistema de salud estatal alcanza sus límites en los días buenos.

Estos trabajadores informales son la columna vertebral de la economía de las grandes ciudades: son los que construyen casas, producen alimentos, sirven en restaurantes, entregan comida, cortan el pelo en los salones, fabrican autos, desatascan sanitarios y entregan periódicos, entre muchas otras cosas.

El cierre del país convirtió a estos trabajadores en refugiados de la noche a la mañana. Sus lugares de trabajo cerraron, y la mayoría de los empleados y contratistas que les pagaban desaparecieron.

“India está caminando hacia casa”, decía el titular del periódico Indian Express.

El sorprendente éxodo recuerda la fuga de refugiados durante la sangrienta partición de India en 1947. Millones viajaron al este y oeste de Pakistán, en una migración que desplazó a 15 millones de personas.

A medida que la crisis empeora, los gobiernos estatales se apresuran para organizar el transporte, el refugio y la comida.

El jefe de Gobierno de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, les pidió a los trabajadores que no abandonaran la capital. Solicitó que se quedaran donde sea que estuvieran “porque en grandes aglomeraciones también corren el riesgo de infectarse con el coronavirus”.

También dijo que su gobierno pagaría el alquiler y anunció la apertura de 568 centros de distribución de alimentos en la capital.

Narendra Modi, se disculpó por el bloqueo “que ha causado dificultades en las vidas, especialmente a los pobres”, y agregó que “se necesitan medidas duras para ganar esta batalla”.

La escritora Chinmay Tumbe, autora de India Moving: A History of Migration (“India se mueve: una historia de migración”), dice que las ciudades ofrecen seguridad económica a los migrantes pobres. Pero su seguridad social reside en sus pueblos, donde tienen comida y alojamiento.

Ahora se teme que los cientos de miles de migrantes puedan ayudar a propagar la enfermedad covid-19.

“Si no superamos los próximos 21 días, muchas familias serán destruidas para siempre”, dijo Modi. No les habla como primer ministro, sino como parte de su familia. Luego se puso las manos delante de la cara y rogó a sus compatriotas que se quedaran dónde estaban.

Alemania tiene alrededor de 29 camas de cuidados intensivos por cada cien mil habitantes, Italia más de doce, India casi dos. Una ola de infecciones, tal como la experimentaron los países occidentales, podría abrumar al sistema de salud indio en poco tiempo.

India ha anunciado un paquete de rescate de 20 mil millones de euros para que los pobres mitiguen los efectos del toque de queda. Se dice que los pobres tienen dinero transferido a sus cuentas bancarias, que muchos, si no todos, ahora poseen. El arroz y la harina deben distribuirse gratuitamente y botellas de gas para cocinar. Pero todo esto es lento y no todos quieren o pueden esperar tanto.

No existe una red social segura en India, no siempre se puede confiar en el estado. La familia es la mayor, si no la única, protección aquí.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO