COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El heredero al trono de Arabia Saudí, el príncipe Mohammed Bin Salman, que en 2017 presentó su plan económico 2030, una hoja de ruta en la que trazó el recorrido ideal a seguir para diversificar la economía nacional de cara a ese año.

La joya de la corona de este proyecto, es Neom (nombre que aúna la palabra griega neos, que significa “nuevo”, y la árabe mustaqbal, “futuro”) una enorme ciudad futurista que abarcará una extensión de 26.000 kilómetros cuadrados, estará completamente automatizada, pretende ser un baluarte mundial de innovación y de la que, por el momento, se desconocen más datos a excepción de la inversión necesaria para hacerla realidad: en total, unos 500.000 millones de dólares.

Pensada para empezar a construirse en 2030, la ciudad contará con una superficie de 16.500 kilómetros cuadrados (33 veces el tamaño de Nueva York) y se extenderá sobre tres países: Egipto, Jordania y Arabia Saudí.

Además de un lugar en el que vivir, se espera que la ciudad genere enormes beneficios económicos de hasta 100 millones de dólares al año e incluso planean que se convierta en la primera ciudad en cotizar en bolsa. El futuro rey saudí cree que crear una ciudad futurista de la nada es más sencillo que adaptar las ya existentes, ya que se puede dotar de edificios, transporte automatizado, industria avanzada y calles inteligentes desde el comienzo.

Este disposición futurista hará que el principal sector económico de Neom sean las altas tecnologías tales como la inteligencia artificial. El enorme consumo energético de la ciudad será abastecido por dos cosas que existen en plenitud en el desierto: viento y sol.

Según los documentos confidenciales a los que ha tenido acceso el diario ‘The Wall Street Journal’ y que cuentan con más de 2.300 páginas de planificación, algunas de las ambiciones de esta urbe serán más propias de un parque temático que de una ciudad del futuro. Este informe elaborado por las consultoras Oliver Wyman, Boston Consulting Group y McKinsey & Co. señala que, entre otras novedades, la ciudad contará entre sus límites con coches voladores, dinosaurios robot, una luna artificial, profesores en forma de holograma y se desarrollará la edición de genes.

Otra de las innovaciones más importantes la podremos apreciar antes de poner los pies en la tierra, ya que entre las muchas tecnologías que sustentarán esta ciudad figura una que será capaz de generar nubes con el objetivo de aumentar las precipitaciones en esta localización especialmente árida y calurosa. Los niños que se críen en Neom recibirán clases de profesores holográficos gracias a los cuales, según apuntan las consultoras, contará con un “sistema educativo líder en el planeta”.

Esta urbe saudí contará con un moderno sistema de seguridad y vigilancia al más puro estilo 1984 en el que cámaras, drones y tecnología de reconocimiento facial rastrearán hasta el más mínimo movimiento de cada ciudadano.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO