COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Elon Musk reveló un avance de la compañía en su ambiciosa búsqueda por otorgar a los seres humanos súper poderes.

Neuralink, su start-up de neurociencia, se ocupa de desarrollar un sistema que permite conectar computadoras directamente con el cerebro humano, cosa que ya logró el año pasado con un chip que se coloca directamente en la corteza cerebral.

La firma busca implantar este tipo de dispositivo en el órgano más complejo del ser humano, para ayudar a curar enfermedades como el alzhéimer o permitir que personas con enfermedades neurológicas controlen teléfonos u ordenadores con la mente.

Elon Musk: ”Podemos conectar nuestro cerebro con una inteligencia artificial y crear súper humanos”

GPT-3: ¿la inteligencia artificial que nos dejará sin trabajo?

Por qué es necesario regular la superinteligencia artificial

No obstante, la mayor ambición de la compañía, cofundada por Musk en 2016 y con sede en San Francisco, se centra en abrir la puerta a lo que Musk denomina “cognición súper humana”.

Las personas necesitan fundirse con la inteligencia artificial (IA), sostiene el empresario, en parte para evitar un escenario en el que la IA se convierta en algo tan poderoso que destruya a la raza humana.

En la presentación este viernes, Musk describió el sensor de Neuralink, de aproximadamente unos 8 milímetros de diámetro (más pequeño que la yema de un dedo), como un “Fitbit en tu cráneo con pequeños cables“.

El aparato desarrollado por la compañía consiste en una pequeña sonda que contiene más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles y más finos que un pelo humano, que pueden monitorear la actividad de 1.000 neuronas cerebrales.

El empresario mostró el robot con el que la compañía introduce esos hilos en las áreas del cerebro que son responsables de las funciones motoras y sensoriales mientras el receptor está bajo anestesia local.

 

Según dijo Musk en el principio de la demostración, la conexión entre máquina y cerebro es posible, no genera daño y es reversible. “Debido a que los cables que utilizamos son microscópicos, y colocados con una máquina especializada, no se produce ningún tipo de daño o sangrado en el cerebro“, explicó en la presentación. También reveló que es posible tener distintos chips colocados en el cerebro, todo con muestras en vivo de animales que tenían y tuvieron la tecnología colocada.

La profesora adjunta de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad de Pittsburgh Jennifer Collinger describió el proyecto de Musk como “una tecnología verdaderamente revolucionaria en el difícil espacio de la tecnología médica”.

“Neuralink tiene suficientes recursos y, lo más crucial, un equipo de científicos, ingenieros y médicos trabajando por un objetivo común, lo que aporta [al proyecto] grandes posibilidades de éxito”, consideró.

No obstante, añadió: “Incluso con estos recursos, el desarrollo de dispositivos médicos toma tiempo y la seguridad necesita ser una de las principales prioridades, por lo que sospecho que este proceso tomará más tiempo que el que se han establecido como objetivo”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO