COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Se sabe que las células pueden moverse por sus propios medios a través del cuerpo, pero el modo exacto en que lo hacen ha permanecido desconocido, hasta ahora.

Pontus Nordenfelt, en la Universidad de Lund en Suecia, ha logrado describir y visualizar la migración celular a nivel molecular. Con el tiempo, este hallazgo podría resultar relevante para el tratamiento de enfermedades infecciosas, la inflamación, el cáncer y otros procesos nocivos en los cuales la migración celular desempeña un papel importante.

Pontus Nordenfelt utilizó células T como modelos. Estas células forman parte del sistema inmunitario y deben por tanto ser capaces de trasladarse hasta tejidos que hayan sido expuestos a una amenaza, por ejemplo, una invasión bacteriana.

Para poderse mover, la célula debe afianzarse a una superficie y usar su parte frontal para empujarse hacia delante, ejerciendo para ello la fuerza que necesita. Mientras tanto, la parte trasera de la célula debe soltarse de la superficie. De este modo, la célula “rueda” hacia delante, por decirlo así.

Cuando se mueve, la célula convierte energía química en fuerza mecánica. Esta fuerza puede ahora ser medida usando la herramienta de microscopía desarrollada por Nordenfelt.

La migración celular está provocada por tres moléculas que trabajan juntas. Las integrinas son moléculas situadas en la superficie celular que son capaces de adherirse a otras superficies. Las actinas son pequeños bloques de construcción en el interior de la membrana celular, y colectivamente forman el esqueleto de la célula. Finalmente, el “adaptador” es una proteína que enlaza la integrina con la actina.

Una vez el adaptador ha conectado a las integrinas con la actina, la fuerza mecánica de la actina está lista para ser empleada. La molécula integrina se une entonces a una superficie cercana, lo que le permite a la célula moverse ligeramente hacia delante. Una vez se completa esta acción ejecutada por la célula, el ciclo termina con la molécula de integrina separándose de la molécula de actina en esta parte de la célula, mientras que en otra parte de ella se activa.

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO