COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La banca española viene a la delantera en las fusiones tratando de lograr un poderío bancario fuerte que pueda vencer la crisis desatada por la pandemia. Luego de la unión de CaixaBank y Bankia ahora le toca el turno a Unicaja y Liberbank.

Los accionistas de Liberbank han aprobado, con un 99,88% de los votos, la absorción de la entidad por parte de Unicaja Banco, cuyos accionistas a su vez han validado la renovación parcial del consejo de administración.

La absorción de Liberbank por parte de Unicaja Banco dará lugar al quinto banco español tanto por activos como por depósitos. La ecuación de canje acordada por los consejos de ambas entidades el pasado diciembre es de una acción de Unicaja por cada 2,7705 acciones de Liberbank, atendiéndose el canje con acciones de nueva emisión de Unicaja Banco.

Ver más: Unicaja y Liberbank, ¿en vías de una fusión?

De este modo, los accionistas de Liberbank recibirán en canje acciones de Unicaja Banco y Liberbank se extinguirá, vía disolución sin liquidación, transmitiéndose todo su patrimonio en bloque a Unicaja Banco, sin que se prevea ninguna compensación complementaria en efectivo para los accionistas de Liberbank.

La fusión de estos bancos dejaría sin empleo a hasta 2.000 personas.

El consejo de la nueva entidad quedará integrado por 15 miembros y estará presidido el actual presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, quien mantendrá sus funciones ejecutivas. El actual consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, será el consejero delegado y tendrá funciones ejecutivas.

De continuar el pronóstico, Unicaja Banco y Liberbank estarían fusionadas a final de año, partirá con un músculo de más de 110.000 millones de euros en activos, presencia en el 80 % del territorio nacional y cerca de 10.000 empleados.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO