Foto: Astrobitácora
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En septiembre comienza a operar FAST, un Telescopio de Apertura Esférica de 500m, construido en la provincia China de Guizhou, a más de 2.000 km al sudoeste de Beijín. Este telescopio viene a superar a su predecesor, el Observatorio Arecibo de Puesto Rico, que era el más grande hasta el momento con 300m. El 3 de julio los técnicos instalaron los últimos 4450 paneles que faltaban.

El mundo de las ciencias calcula que va a haber un impacto extraordinario tanto a nivel de la astronomía como en otras áreas de las ciencias naturales. Comparado con su precursor Arecibo, FAST tiene un factor de sensibilidad pura 3 veces mejor y un factor de velocidad 10 veces mayor de reconocimiento. FAST puede, a su vez, cubrir un área del cielo del doble o triple gracias a su diseño innovador de superficie activa primaria.

FAST es óptimo para detectar señales provenientes de hidrógeno neutro, que es el elemento más abundante del universo. Se lo encuentra en nubes difusas en el medio interestelar que llena el espacio entre las estrellas en las galaxias. Este es el material en bruto del que están hechas las estrellas. Según cuanto hidrógeno es encontrado, donde y en qué tipo de aglomeración, tendrá consecuencias directas de cómo los científicos piensan que el mundo ha evolucionado desde su fase inicial, de cómo se formaron las galaxias y como fueron creciendo a través del tiempo.

Gracias a la gran sensibilidad de FAST pueden ser detectadas estrellas alrededor de planetas como Júpiter y  otras vecinas al sol.

Increíblemente, FAST puede escuchar secretamente palabras en busca de vida inteligente a través de una técnica conocida como SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence), analizando señales electromagnéticas capturadas por él. “FAST tiene un potencial para descubrir civilizaciones alienígenas entre 5 a 10 veces mayor que los equipos actuales, como así también puede ver planetas más oscuros y alejados” explicó Peng Bo, director del National Astronomical Observatories (NAO), Radio Astronomy Technology Laboratoy (parte de la Academia de Ciencias China, que construyó FAST).

Se espera también que FAST pueda detectar miles de pulsar- remanentes de viejas estrellas muertas, quemadas que emiten un haz de radiación rotativa- en la Vía Láctea. Los científicos pueden usar los pulsos increíblemente estables de estos objetos que emiten esferas de alta precisión que revelan ondas gravitacionales provenientes de grades agujeros negros o hasta del Big Bang. Esto es debido a que una onda gravitacional que atraviesa el espacio puede cambiar momentáneamente la distancia entre pulsars resultando en leves cambios en el tiempo de llegada de sus pulsos.

Los miembros del proyecto pronto comenzaran a testear y depurar FAST, luego de los cual los científicos chinos harán una “investigación en una etapa temprana”. El telescopio podrá estar disponible para los investigadores alrededor del mundo cuando esta etapa esté finalizada, aproximadamente dentro de 2 o 3 años.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO