COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Oi sacará provecho de su red de cobre mediante G.fast, que revitalizará la última milla del par telefónico tradicional con fibra a la caja, lo cual le permitirá alcanzar velocidades teóricas de hasta 1 Gbps. La compañía espera fomentar nuevos servicios con esta capacidad de ingresos, como e-salud, educación a distancia, seguridad hogareña y streaming de vídeo 4K.

Después de este primer despliegue en Río de Janeiro, la compañía tiene previsto ampliar el uso de la solución para todo Brasil. La red con la solución G.fast es producto de la colaboración con Alcatel-Lucent (ALU). El acuerdo prevé futuras pruebas con el estándar XG.fast, que promete velocidades de 10 Gbps sobre pares de cobre en distancias cortas.

También en colaboración con ALU, Oi tiene un diseño “estructuración” de la red de transporte óptico (OTN) de 100 Gbps. La activación de esta infraestructura de 30.000 kilómetros fue en noviembre y la idea es, además de aumentar la capacidad de transmisión de datos, incrementar la protección contra interrupciones debido a accidentes y eventos externos a través de las nuevas rutas de circulación con tres vías redundancia. Según el operador, el usuario tendrá más calidad navegación por Internet. Cuando el proyecto OTN se anunció en abril, Oi dijo que el backbone incrementaría su capacidad de transmisión de datos hasta en 57 veces.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO